La Mara Salvatrucha (MS-13) incrementa su violencia y ya tiene entre 10.000 y 15.000 integrantes en Estados Unidos

La orden es no más tatuajes y camuflarse entre los ciudadanos

La Mara Salvatrucha (MS-13) ha incrementado su violencia en Estados Unidos durante los últimos años y sus miembros han abandonado sus notorios tatuajes para “camuflarse” en la sociedad, dijo a Efe en una entrevista Alex Ghiz, responsable en el FBI de la lucha contra las bandas.

“Una de las particularidades de la Mara Salvatrucha es que (sus miembros) se mezclan con la sociedad, se mezclan con las ropas y su apariencia. Ahora, va contra las reglas tatuarse”, explicó Ghiz  a Efe

“Los únicos que vemos ahora con tatuajes -continuó- son los que están en prisión y saben que van a estar allí por el resto de sus días. Los que están en la calle o saben que van salir pronto de prisión no pueden tatuarse, va contra las reglas. No quieren ser descubiertos”, añadió.

Los que están detenidos de por vida seguirán con sus tatuajes.

Solo en Estados Unidos, el FBI ha registrado entre 10.000 y 15.000 miembros de la Mara Salvatrucha que mantienen una estructura descentralizada y se organizan en “clicas”, grupos que ejercen su poder en diferentes barrios, donde ejercen la violencia y extorsionan a los comercios.

El pasado enero, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, invitó a su discurso ante el Congreso sobre el Estado de la Unión a dos matrimonios de Long Island que habían perdido a sus hijas a manos de la MS-13 y, en su presencia, prometió que continuaría con su “política de tolerancia cero” frente a la peligrosa banda.

En la entrevista, Ghiz reconoció que ha habido un incremento de la violencia, pero aseguró que la “estructura” de la banda no ha cambiado mucho desde su nacimiento, en la década de 1980.