Independientes Moto Club lleva alegría y mucha sorpresas a niños de cantón Las Granadillas, Chalatenango

Los miembros de Independientes Moto Club trabajaron durante cinco meses en recaudar ropa, zapatos y juguetes, así como reunir fondos para poder hacer una pequeña fiesta y llevar un momento de alegría a esas zonas más recónditas y olvidadas de El Salvador.

Llevar felicidad y alegría a cientos de niños de escasos recursos  es una labor que no tiene precio, más aquella que se agradece con el corazón.

Fue con ese corazón y sonrisas inocentes, que más de 500 niños de cantón Las Granadillas, Chalatanango agradecieron a integrantes de Independiente Moto Club su gesto de llevarles ropa, zapatos, juguetes y muchas sorpresas este domingo.

Para poder hacer realidad el evento, los integrantes de Independientes Moto Club trabajaron durante cinco meses en recaudar ropa, zapatos y juguetes, así como reunir fondos para poder hacer una pequeña fiesta y llevar un momento de alegría a esas zonas más recónditas y olvidadas de El Salvador.

El proyecto que es más conocido “Sonrisas por juguetes” se desarrolla desde hace más dos años y tiene como fin llevar momentos de sano entretenimiento a zonas donde habitan niños pobres.

Brayan Serrano destacó que esperan seguir realizando este evento en años posteriores, así como llevar alegría a los niños.  Mencionó que entre sus actividades también se encuentra el brindar ayuda a las personas que duermen en las calles, a quienes le regalan alimentos, pan con café y ropa.

“Para mi significa mucha alegría, responsabilidad de poder compartir en familia”.

Por su parte, Juan Antonio Recinos, integrante de Independientes Moto Club ejecutar este tipo de proyectos es importante y más poder ayudar a quienes necesitan.

“Para mi tiene un significado muy grande porque ellos son mi segunda familia, aquí trabajamos unidos por ayudara  los demás. Mi llamado es hacer el bien para la comunidad tanto dentro como fuera de San Salvador”, dijo Recinos.

El colombiano, Luis Eduardo Gonzalez Sierra también integrante de Independiente Moto Club destacó que pertenecer a esta gran familia le ha permitido conocer diferentes realidades.  “Ellos son niños necesitados de mucho amor”.

“En el Club llevó más de dos años y me siento frustrado porque este tipo de proyectos debería hacerse con más frecuencia y con más ganas, impulso. Hay muchas cosas por hacer en este país, por los niños, hay que motivarlos y robarles una sonrisa”, expresó.

Como movimiento señaló que procuran dar pan y café a los indigentes en la capital, así como en hogares de paso que necesita ayuda.

El evento comenzó a gestarse desde hace siete meses, según comunicó Santos Romero Castillo y quien también es integrante de Independiente Moto Club, quien aseguró que e fue de intensas reuniones, recolección de ropa, juguetes, pudieron materializar la actividad que busca llevar alegría a diferentes comunidades.

Al final, la actividad se convirtió en una verdadera fiesta para los niños y niñas del cantón Granadilla, en Chalatenango, donde robar una sonrisa a los niños es lo  más gratificante para el movimiento. “Convivimos como una gran familia”.

Para Jorge Palacios, miembro de Independiente Moto Club organizar eventos como estos permite cubrir las necesidades del momento de los pequeños así como sacar la sonrisa de los niños que es el mejor regalo que se les puede dar.

“Dios ha dado la oportunidad de organizarnos y hacer todo bien por el más necesitado”, puntualizó.