Testigo caso tregua: «FMLN y ARENA negociaron los votos de las familias de pandillas a cambio de dinero, con el que se compraron armas»

Fmln dio 250 mil dólares a maras y pandillas por votos, mientras que ARENA, 100 mil dólares, durante la tregua, según testigo de la Fiscalía.

«Nalo», el testigo criteriado de la Fiscalía General de la República (FGR), testificó en la vista pública del caso de la tregua entre maras y pandillas, que los dos partidos políticos mayoritarios negociaron votos por dinero, en las elecciones de 2014, y que con el dinero recibido, los cabecillas ordenaron la compra de mejor armamento, para estar listos cuando finalizara la tregua.

«Ese dinero se acordó con Benito Lara y Arístisdes Valencia, del FMLN», externó.

«FMLN dio $150 mil en primera vuelta en 2013 y se reunieron con Benito Lara, Arístides Valencia y José Luis Merino», continuó.

Dijo que la sede de las negociaciones fue la sede de la Iglesia Anglicana, donde el pastor Barahona estuvo de testigo.

Según dijo, el FMLN pidió 120 mil votos a cambio de ese dinero. «Los $150 mil que dio el FMLN, se repartieron entre las dos pandillas en 50% y compraron armas», agregó.

«Nalo» afirmó que en segunda negociación, el FMLN les dio $100 mil para que votaran a favor de Salvador Sánchez Cerén para que ganara la presidencia de la república.

«El día de las elecciones le quitaron el DUI a las personas de ARENA para que no fueran a votar», externó el testigo.

De ser cierta la declaración de «Nalo de las Palmas», podría haber investigación por posible fraude electoral.

«Con ARENA negociaron votos a cambio de dinero para que votaran a favor de Norman Quijano… En esa reunión en rancho de Ilopango estuvo presente Ernesto Muyshondt, Salvador Ruano y jefes de pandillas y  maras», afirmó.

«Nalo» agregó que Paolo Lüers llegó a representar a ARENA y les entregó $100 mil para que votaran por ARENA.

Con los pedidos de ambos partidos, las maras y pandillas se activaron.

Ordenan subir homicidios

Tras culminar la tregua, «Nalo» asegura que se reunieron con Mijango y Roberto Díaz y acordaron subir homicidios para meter presión.

«Se ordenó a los cabecillas de pandillas que subieran los homicidios lo más que se pudiera, a mediados de 2013», agregó, esto luego que los partidos políticos ya no cumplieran con seguir con la tregua.