El Salvador y países del ALBA asisten a Venezuela a dar su total respaldo a Asamblea Nacional Constituyente de Maduro

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América Latina y el Caribe-Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP) y los países que mantiene diálogo político como El Salvador, dieron su total respaldo público a la Asamblea Nacional Constituyente instaurada por el gobierno de Nicolás Maduro.

Además, todos los países rechazaron «las sanciones arbitrarias e ilegales impuestas por EE.UU. contra ciudadanos venezolanos, incluso el presidente Nicolás Maduro».

Al final de la sexta Reunión Extraordinaria del Consejo Político del ALBA-TCP, en Carcas (capital venezolana) el canciller boliviano David Choquehuanca leyó la declaración final en la cual expresaron su apoyo y solidaridad con el Gobierno y el pueblo venezolano ante las amenazas de la derecha internacional.

«Reiteramos que las sanciones económicas de carácter unilateral constituyen una clara violación del derecho internacional, de los derechos humanos y una clara acción intervencionista para afectar al pueblo de Venezuela y conseguir un cambio de régimen», enfatiza el documento.

Mientras en Lima, Perú, los cancilleres de 17 países de Latinoamérica -países que se han distanciado del gobierno de Nicolás Maduro- se reunieron  para analizar la situación en Venezuela, luego de la toma de posesión de la Asamblea Nacional Constituyente, un organismo cuestionado por buena parte de la comunidad internacional. Entre los países ausentes estuvo El Salvador -porque estaba en Venezuela-, que es uno de los cinco aliados que tiene el régimen de Venezuela aparte de Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia.

Por su parte, la declaración final del ALBA-TCP aseguró que la campaña de desprestigio mediática e internacional, así como las sanciones que afectan a la economía venezolana tienen como único objetivo «destruir los avances alcanzados en la región para imponer nuevamente el modelo económico neoliberal para controlar nuestras riquezas».

El Salvador, por medio de su canciller Hugo Martínez, reiteró el compromiso con la paz del pueblo venezolano, al diálogo «entre venezolanos».