ABANSA asegura que caer en un nuevo impago afectará en pérdida de empleos y disminución de servicios públicos

El gobierno tiene hasta el próximo 8 de julio para el pago de los Certificados de Inversión Previsional (CIP)

La Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA) se refirió este día a las posibles consecuencias que acarrearía el hecho de caer en un nuevo impago, en donde destacan que habría un incremento en el nivel de la pobreza, pérdidas de empleos y el cierre de empresas.

«El país y las empresas pierden el acceso al financiamiento internacional y local, se perderían empleos, habría un incremento en el nivel de pobreza», dijo el presidente de Abansa, Raúl Cardenal.

El gobierno tiene hasta el próximo 8 de julio para el pago de los Certificados de Inversión Previsional (CIP). Además la semana anterior la Asamblea Legislativa aprobó reorientar 33 millones de dólares del Gobierno de reorientar fondos para no caer nuevamente en el impago.

Esta reorientación comprende 33 millones 64 mil dólares obtenidos de CEPA y SIGET, 15.5 millones de dólares y 15.5 millones de dólares, y hasta la fecha faltan 14 millones de dólares para cubrir totalmente las obligaciones previsionales.

Abansa vio positiva esta reorientación, sin embargo aseguran que de caer en un nuevo impago el país entraría en una nueva crisis y que además afectaría la credibilidad de las calificadoras y de los inversionistas extranjeros. “Va a ser mucho más difícil que las calificadoras de riesgo revierta esa nota”, expresó Cardenal.

Relacionado:

Diputados le aprueban a Gobierno reorientar dinero para el pago de pensiones de julio