Cotto: “¿Armar a la población es la solución a los problemas de seguridad?, no, las armas son para matar”

El director de la Policía instó a que tanto los diputados de la Asamblea Legislativa y los diferentes funcionarios de Gobierno deben hacer un análisis más profundo sobre el uso de armas de fuego.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, negó rotundamente que armar a la población sea una alternativa para solucionar los problemas de seguridad que vive el país.

“Yo de entrada hago este tipo de reflexiones independientemente si se regule o no, pero ¿armar a la población es la solución a los problemas de seguridad? no, las armas son para disparar, son para matar, para eso son… no son para andarlas aquí, la gente las saca dispara y mata”, señaló Cotto.

El director de la Policía fue más allá e instó a que tanto los diputados de la Asamblea Legislativa y los diferentes funcionarios de Gobierno deben hacer un análisis más profundo, ya que a su criterio pensar en armar a las comunidades podría generar problemas más graves para El Salvador. El diputado que no solo ha insistido en poner armas en manos de civiles sino que además les ha dado dinero para comprar armas de fuego, es Guillermo Gallegos, de GANA, quien no ha tenido acompañamiento de ningún otro partido político.

“Hay que ser más profundos en el análisis… no nos podemos quedar en que se armen para defenderse, si para defenderse hay que matar y luego ¿qué pasa con eso? ¿se arregló el problema de la comunidad? lo que va pasar es que esos sujetos que venían de otro lugar y que fueron asesinados y que independientemente fueron criminales causan un efecto en otro lugar”, explicó el jefe policial.

Cotto dijo que “no quiero crear una especie de discusión en eso, hay que analizarlo bien… la portación de armas de fuego es algo que está regulado en la Ley, y nosotros no estamos hablando de eso; estamos hablando de realizar funciones que no le corresponden a la ciudadana”, dijo en la entrevista de Es Ahora.

El director de la PNC insistió en que una cosa es matricular un arma y otra cosa es “que yo armado junto con otras personas me organice para realizar actividades paralelas a la Policía que se asemejan a las competencias de la policía en materia de seguridad pública, eso ya no es algo que tiene que ver con el registro de armas, y es lo que consideramos que puede terminar teniendo un efecto negativo”.