Cómo preparo a mis hijos ante un terremoto

Expertos explican que estar informado y preparado es fundamental para que los niños sepan cómo protegerse en caso de un sismo.

Ante los fenómenos naturales como sismos los más sorprendidos suelen ser siempre los niños. Algunos, en etapa escolar, posiblementemente en su centro escolar han recibido alguna charla al respecto, que recordarán al presentarse el fenómeno, sin embargo, harán mas preguntas al respecto. Los más pequeños serán siempre a los que se debe preparar más.

Evelyn Bonilla de Vásquez, experta en tratar problemas psicoemocionales asegura que en nuestro país es muy probable que ocurran estos fenómenos frecuentemente y que debemos explicarles a los niños por qué se producen. Esto hará que ellos tomen con más calma la situación. «Es importante hablar con los niños para disipar el miedo y convertirlo en precaución», explica la experta.

Estas son algunas recomendaciones importantes para los padres:

  • Identificar las zonas de seguridad de tu casa, dónde deben estar en caso de un sismo de gran intensidad. Esto sirve para que cuando la persona a cargo del niño de la alerta, él sepa de inmediato donde dirigirse.

  • Identifica las zonas de peligro de la casa y lo que no debe hacer. Como por ejemplo, no acercarse a los cuadros, los ventanales o lámparas que puedan colapsar durante el movimiento.

  • Si tienes varios hijos, identifica quién se tiene que hacer cargo de los niños más pequeños, así tus hijos mayores te pueden ayudar a reunir a la familia en el punto seguro de tu hogar.

  • Si cuentas con víveres reservados para estas situaciones, que los hijos mayores sepan donde están.

  • Dependiendo de la edad, enseñarles a desconectar el gas, el agua y la electricidad.

No entres en pánico, recuerda que los padres son los que les dan la seguridad a los niños para poder actuar.

  • En caso de que estén en el colegio, debes indicar a tus hijos que se apeguen al plan de evacuación del colegio. Si tienes varios hijos,  dile a los mayores que estén pendientes de los más pequeños en el colegio y fijen un punto de encuentro dentro de éste en caso de una emergencia mayor.

  • Si vives en un departamento es importante abrir la puerta principal, con esto te aseguras de no quedar encerrado. Una vez que el movimiento termina sal de tu casa y dirígete a las vías de evacuación del edificio.

  • Si vives cerca del mar,  es importante que sepan que si el sismo es sobre 7 grados, lo mejor es hacer una evacuación preventiva, incluso si las autoridades no han dado la alerta correspondiente.

¿Cómo deben protegerse?

Ayuda a los estudiantes a sentirse más seguros planificando qué podrían hacer si volviera a haber un terremoto. Conversa con los alumnos sobre cómo protegerse si están en su casa, en la escuela o en la calle.  A continuación algunas ideas:

En todo lugar:
Mantener la calma, no correr y seguir las instrucciones de los adultos.

– Dentro de una habitación (en casa o sala de clases):
Alejarse de todo objeto que pueda caerle encima, ventanas y espejos. Protegerse bajo una mesa o mueble sólido y tome firmemente una de las patas o base. Otra alternativa es pararse en una esquina de la habitación o bajo el marco de una puerta. Cubrir la cabeza con una mesa, un libro, o sus brazos.

– En la calle:
Alejarse de edificios, postes y árboles. Buscar sitios abiertos. Si no hay sitios abiertos cercanos, ponerse bajo el marco de la puerta de entrada de algún edificio.

– Cerca del mar:
Alejarse del mar hacia el lugar más alto de la ciudad.

Conoce qué es el triángulo de la vida

 

Así se le conoce al espacio que se forma al lado de los objetos como sofás u otro tipo de muebles, cuando el techo cae sobre ellos. Importante que sea resistente para que no se comprima cuando el techo o la pared caigan encima.

Cuando un edificio colapsa, el peso del techo cae sobre los objetos o muebles, aplastándolos, pero queda un espacio vacío al lado de ellos. Este se denomina “Triángulo de vida”. Cuanto más grande es el objeto, cuanto más pesado y fuerte, menos se va a compactar. Cuanto menos el objeto se compacte por el peso, mayor es el espacio vacío o agujero al lado del mismo, y mayor es la posibilidad de que la persona que está usando ese espacio no sea lastimada.

Cualquier persona puede sobrevivir en un agujero pequeño, cerca de un sofá, cerca de cualquier objeto grande que será aplastado, pero siempre quedará un espacio vacío a ambos lados del mismo.

Si el edificio colapsa, se crearán grandes espacios vacíos. Además, una construcción de madera tiene menos peso de caída que una de los ladrillos.