A prisión hombre acusado de degollar a una mujer en Antiguo Cuscatlán

Los informes fiscales detallan que el imputado ya ha sido procesado por otros delitos entre los que figura el acoso sexual, portación y conducción ilegal de arma de fuego y violencia intrafamiliar.

José Balmore Callejas fue enviado a prisión esta mañana luego de que el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán decretara instrucción formal con detención provisional en su contra,  por el delito de feminicidio agravado en prejuicio de una empleada doméstica de 21 años.  Según las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR), Callejas asesinó a la mujer por haberse negado a ser su pareja sentimental.

De acuerdo con el ministerio público, entre las pruebas hay llamadas telefónicas que el imputado realizó a la víctima un día antes del asesinato. El hecho ocurrió el pasado 2 de marzo en la calle Cumbres de Cuscatlán. En una zona aledaña minutos después del hallazgo del cadáver  fue detenido en flagrancia Callejas, quien negó rotundamente conocer a la mujer.

Sin embargo, el fiscal del caso aseguró que las investigaciones han revelado que el imputado con la víctima se conocían ya que trabajaban en lugares cercanos. “Había acoso anterior; no había una relación pero si la acosaba”, detalló el fiscal.

“El sujeto le dio muerte a la víctima porque ella no le hizo caso a las pretensiones amorosas que constantemente él le hacía” declaro la jefa de la Unidad de Atención Especializada para las Mujeres de Zaragoza.

Según los informes de la Fiscalía el imputado tiene cuatro expedientes fiscales por los delitos de acoso sexual, portación y conducción ilegal de arma de fuego y violencia intrafamiliar.

El Juez de Paz, por petición de la representación fiscal brindó la reserva total del caso y la fiscalía tiene seis meses para ventilar el caso en el Juzgado Segundo de Instrucción de Santa Tecla.

Sobre el feminicidio y la captura

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que el cadáver de la mujer fue encontrado con cortaduras en el cuello y el detenido quien se dedicaba a trabajar como jardinero tenía rasgos de sangre en la ropa, y además le decomisaron un machete y un teléfono celular.