La brutal muerte del hipopótamo Gustavito causa indignación en El Salvador

Las autoriadades se promuncian al igual que la poblacion civil, quienes piden justicia , a pesar de no existir una normativa.

La violenta muerte de Gustavito, el único hipopótamo de El Salvador, ha despertado la indignación de los salvadoreños y ha generado que algunos sectores pidan el cierre del zoológico.

En internet, la muerte del animal causó una ola mensajes de repudio a su ataque y de homenajes para el fallecido hipopótamo.

Gustavito sufrió “múltiples golpes en diferentes partes del cuerpo” que habrían sido provocados con “objetos contundentes y cortopunzantes por sujetos desconocidos e inescrupulosos”, explicó en un comunicado de la Secretaría de Cultura este domingo.

El ataque habría ocurrido entre la noche del martes y la madrugada del miércoles de la semana pasada. De acuerdo a la Secretaría, el jueves, el animal mostró una conducta no habitual ya que pasó “sumergido en el agua durante todo el día y no consumió alimentos”.

Después de su muerte, las autoriadades se promuncian al igual que la población civil, quienes piden justicia , a pesar de no existir una normativa.

Esta ley no establece penas de prisión, sino multas económicas que van desde uno hasta cuatro salarios mínimos del sector comercio y servicio, según explica la Asamblea Nacional en su página web. Es decir, las multas van desde los 300 hasta los 1.200 dólares.

También está el artículo 260 del Código Civil que prohíbe la caza o la pesca utilizando “veneno, medios explosivos u otros instrumentos o artes susceptibles de generar una eficacia destructiva semejante”. Quienes incurran en estas acciones serán castigados con prisión de entre dos y cuatro.

Y el artículo 261 —que es el que la diputada de ARENA pide se modifique— la caza o pesca de especies amenazadas o la comercialización de estos animales o de sus restos. Estas conductas tienen una pena de entre 3 a 5 años de prisión.
Mientras tanto la PNC y la FGR investiga si en este caso pudo ser premeditado, al poner el tema del zoologico en la palestra publica para  obtener  posibles dividendos políticos.