La primera «Fiesta electrónica» tras cuarentena rompió todas las medidas sanitarias en Francia

Tras el concierto del sábado, el alcalde de Niza Christian Estrosi anunció que en adelante impondría la mascarilla para los grandes eventos que su municipio organiza y pidió al Estado que hiciera lo mismo.

En el sureste de Francia se anunció que impondría el uso obligatorio de la mascarilla para los grandes eventos a raíz de una fiesta que congregó a unas 5.000 personas este fin de semana sin respectar medidas de protección.

La proximidad de la concurrencia, la ausencia de mascarillas denotaba irresponsabilidad o la prueba de un regreso a la normalidad. En todo caso, estaba claro que las consignas de distanciamiento social y protección con mascarillas no eran la prioridad de quienes bailaban al son del DJ The Averner.

Tras el concierto del sábado, el alcalde de Niza Christian Estrosi anunció que en adelante impondría la mascarilla para los grandes eventos que su municipio organiza y pidió al Estado que hiciera lo mismo.

“Lamentamos que no se hayan respetado suficientemente estas instrucciones y pedimos al Estado que revise el decreto que rige los grandes acontecimientos para imponer el uso de máscaras, incluso fuera de la ciudad. En Niza, ahora será obligatorio para todos nuestros eventos”, escribió Christian Estrosi en Twitter.

Ante el ayuntamiento como la prefectura aseguran que nunca se ha superado el aforo de 5.000 espectadores para una zona que, antes de la llegada del Covid, puede albergar 36.000 personas.