[FOTOS] El antes y después de la catedral de Notre Dame luego del incendio

Los daños más notorios en la catedral gótica están en su interior, pero de todas formas el firmamento de París ha sufrido una herida sustancial.

Millones de personas en todo el mundo siguieron la evolución del fuego que ardió intensamente durante más de 12 horas, tras haberse iniciado en la parte superior de la catedral gótica.

El mundo vió con impotencia el incendio que el lunes dañó buena parte de la catedral de Notre Dame de París, joya del patrimonio mundial. La catedral de Notre Dame es el monumento histórico más visitado de Europa, con entre 12 y 14 millones de visitantes anuales.

La pérdida más visible es la aguja de la catedral, que se hundió entre las llamas apenas una hora después de iniciarse el incendio. Según el ministro de Cultura, Franck Riester, todo apunta a que fue allí donde comenzó el fuego.

Los muros de la catedral han quedado totalmente en pie, pero se vinieron abajo dos tercios de la cubierta, lo que significa unos 1.000 metros cuadrados.

Los pronósticos sobre los plazos de la restauración son muy variables. Las obras tomarán «entre 10 y 20 años como mínimo», según el periodista francés especializado en historia Stéphane Bern. Dependerá de la evaluación de los daños, del peritaje, de las licitaciones. También de los trabajos preparatorios, de saneamiento, de consolidación y de secado. 

Restablecer la silueta original de la catedral no supone un problema mayor. Pero las magníficas armaduras, sobre todo las del coro y la nave, con sus rastros de historia desde el siglo XII, se perdieron para siempre.