Hondureña que dijo que los frijoles eran comida de «chanchos» pidió perdón a México. Estas fueron sus declaraciones:

"Yo pido perdón a los mexicanos, Mil disculpas. Hemos caminado por todo México y hemos recibido mucha ayuda. Tengo todo que agradecerles. Yo he criado a mis hijos con muchos esfuerzos y dándoles frijoles y tortillas", comento Celaya mientras no podía contener sus lágrimas.

Hace unos días un vídeo circuló por las redes sociales, en el cual se veía a una migrante hondureña diciendo que el plato de frijoles que le dieron de comer en un albergue de la ciudad de Tijuana estaba «fatal» y que era comida para «chanchos».

A raíz de este comentario la población mexicana demostró su rechazo a la caravana de migrantes, e incluso salieron a las calles opinando ante esta situación.

«Aquí somos pobres: comemos frijoles» fue una de las consignas de la manifestación en contra de los migrantes que se realizó el pasado domingo en Tijuana, una ciudad tradicionalmente hospitalaria, ya que más de la mitad de su población es de migrantes.

«Fuera hondureños, aquí no los queremos», gritaban unas 200 personas que se hicieron presentes en el refugio e intentaron agredir a los migrantes.

Mariam Celaya quien fue la responsable de la controversia logró hablar con la cadena de noticias BBC Mundo donde comentó que estaba a punto de irse con sus hijas pequeñas del albergue, por el «bullying» que había recibido de otros hondureños por haber afectado su imagen ante los mexicanos.

También te puede interesar:

https://diariolibresv.com/tendencias/curiosidades/2018/11/20/hondurena-de-la-caravana-de-migrantes-dice-que-los-frijoles-son-comida-para-chanchos-y-le-llueven-los-memes/

Celaya explicó que ella dejó Honduras para ir a Estados Unidos en busca de operar a una de sus hijas, Brittany, de 11 años, quien es sordomuda.

«Yo solo quiero conseguir tratamiento para que ella pueda oír y que no podía pagar en mi país. Si luego tengo que volver allá, lo hago», dijo Celaya.

Con respecto al incidente de los frijoles mencionó:

«Yo pido perdón a los mexicanos, Mil disculpas. Hemos caminado por todo México y hemos recibido mucha ayuda. Tengo todo que agradecerles. Yo he criado a mis hijos con muchos esfuerzos y dándoles frijoles y tortillas», comentó mientras no podía contener sus lágrimas.

La mujer explicó además que su descontento comenzó momentos antes de dar las declaraciones y sus palabras fueron sacadas de contexto.

«Uno de los jóvenes que estaba repartiendo la comida, intentó forzar a mi hija a que comiera, cuando ella estaba enferma del estómago. Como ella no quería, él se quejó: ‘Estos putos hondureños no quieren comer frijoles» manifestó Celaya que le dijo él joven.

Celaya mencionó que todo esto le ha causado muchos problemas a ella y a sus hijas ya que se han convertido en objeto de bullying, y también mencionó su agradecimiento hacia la población mexicana  «Nos han dado comida, ropa, medicina, cuando no era su obligación», comentó la mujer afectada.