Carlos Alvarado asume hoy la presidencia de Costa Rica. Conozca los retos del presidente más joven del continente

El presidente de El Salvador ya se ha arribado a ese país para participar de esta embestidura.

Carlos Alvarado, el periodista y politólogo asumirá este día la presidencia de Costa Rica, al frente de un gabinete multipartidista con el que deberá enfrentar el cuantioso déficit fiscal y los crecientes índices de criminalidad.

 Alvarado, del oficialista Partido Acción Ciudadana, asumirá la presidencia del país con tan solo 38 años, pondrá en marcha un gabinete que suma diferentes fuerzas políticas, para lidiar con una crisis fiscal que afecta la solvencia económica del gobierno y la preocupación de muchos ciudadanos por la inseguridad y el aumento del desempleo.

El traspaso de mando se celebrará en la céntrica Plaza de la Democracia, aledaña al antiguo Cuartel Bellavista, donde el expresidente José Figueres abolió el ejército el 1 de diciembre de 1948.

Alvarado recorrerá la capital desde el Parque Metropolitano de La Sabana, en el oeste, en un autobús con motor impulsado a hidrógeno.

El nuevo presidente recibirá la cinta presidencial de manos del mandatario saliente Luis Guillermo Solís, en cuyo gobierno (2014-2018) fungió como ministro de Desarrollo Social y de Trabajo, antes de renunciar para disputar la presidencia.

Alvarado invitó a miembros de ambos partidos, y otros más, a conformar el primer gabinete pluripartidista en la historia de Costa Rica, pues este gobierno asegura que es de todos.

 

Su gabinete será el primero en que habrá más mujeres (14) que hombres (11) en cargos de ministros, incluyendo a la primera ministra de Relaciones Exteriores afrodescendiente, Epsy Campbell, también vicepresidenta.

Narcotráfico y economía
Alvarado reconoció que su gobierno inicia con el desafío de contener el déficit fiscal de 6,2% del producto interno bruto (PIB), e insistió en la necesidad de aprobar en la Asamblea Legislativa una reforma fiscal, como lo han intentado sin éxito los últimos cuatro gobiernos.

“Necesitamos que la Asamblea Legislativa apruebe una reforma fiscal, lo requiere el país. Tenemos buenos indicadores económicos, pero es necesario que avancemos con esa reforma”, dijo recientemente a periodistas.

Costa Rica ha mantenido un crecimiento estable los últimos años en alrededor de 3.5%, pero no ha logrado reducir el desempleo, de cerca de 10%.

 

También deberá lidiar con crecientes índices de homicidios, que en 2017 alcanzaron 603 casos, el más alto de la historia, equivalente a 12 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, un nivel considerado como “epidemia” por la Organización Mundial de la Salud.

Alvarado invitó a los demás países del continente a sumarse a esta lucha que afecta a los países de la región.