Más de 400 muertos y más de siete mil heridos por terremoto en frontera entre Irán e Irak

No se descarta que la cifra de víctimas pueda aumentar debido a que continúan las labores de rescate y de retirada de escombros.

La cifra de muertos por el terremoto de 7.3 grados ocurrido el domingo en la frontera de Irán e Irak se elevó a más de 400 este lunes y la de heridos a más de siete mil.

Las poblaciones más afectadas por el terremoto en Irán son Kermanshah, Ghasr Shirin, Sarpul y Azgale, donde las comunicaciones telefónicas y la luz quedaron anoche cortadas.

No se descarta que la cifra de víctimas pueda aumentar debido a que continúan las labores de rescate y de retirada de escombros.

Hasta el momento, la mayoría de víctimas mortales se han identificado en Irán.

Foto cortesía: Reuters
Foto cortesía: Reuters

La localidad más afectada es Sarpul Zahab, donde se prevé que la cifra de muertos aumente ya que se calcula que la mitad de los edificios han sufrido daños importantes y no hay energía eléctrica.

De acuerdo con la agencia Efe, el panorama es desolador y cientos de personas deambulan entre los escombros llorando a la espera de tener noticias de sus familiares desaparecidos.

Foto cortesía: Reuters
Foto cortesía: Reuters

En Sarpul Zahab los equipos de rescate retiraban escombros de un edificio de viviendas de protección social, cuando fue sacudida por otra réplica. En ese lugar se calcula que por lo menos cinco o seis familias continúan bajo las ruinas, según un miembro de los equipos de rescate.

“Ya Husein”, gritaron desconsolados los ciudadanos al implorar por sus vidas al tercer imán de los chiíes y nieto del profeta Mahoma, muy venerado en la República Islámica.

Foto cortesía: Reuters
Foto cortesía: Reuters

La mayoría de los que estaban en el lugar no eran residentes de la zona sino familiares de personas desaparecidas entre los escombros. Arsalan Darabí, de unos 50 años, dijo a Efe que llevaba 10 horas frente al edificio en el que vivían su sobrino de 30 años, su mujer y dos hijos, y no sabía nada de ellos.

“¿Cómo podemos sentirnos si hemos perdido todo? No sabemos si están vivos y sufriendo bajo los escombros, o muertos”, dijo a la agencia entre lágrimas.

Foto cortesía: Reuters
Foto cortesía: Reuters

Equipos de rescate con binomios caninos rastrean la zona en búsqueda de supervivientes o cuerpos, mientras otros retiran las toneladas de escombros.

Quienes perdieron sus viviendas han instalado tiendas de campaña en un parque y se quejan de que la falta de ayuda de las autoridades.

“No nos han atendido bien. No tenemos ni agua ni comida”, dijo a Efe Safarí, un joven de 32 años que pudo escapar de su casa antes de que se derrumbara.

Foto cortesía: AFP
Foto cortesía: AFP

El joven comparte tienda con otras siete personas, entre ellas un joven de 27 años cuyo padre y hermanos resultaron heridos y están en un hospital.

Los hospitales de Sarpul Zahab y de otros poblados como Eslamabad Gharb y Ghasr Shirin, con población mayoritariamente kurda están colapsados.

Ante la contingencia, las autoridades instalaron centros de atención médica móviles y han enviado unas 140 ambulancias y una veintena de helicópteros para trasladar a los heridos a otras zonas.

El Ejército, los Guardianes de la Revolución, la fuerza de Voluntarios Islámicos y la Media Luna Roja de Irán trabajan también en las tareas de búsqueda.

Los terremotos son frecuentes en Irán, pero este es considerado el más grave de los últimos años. Los sismos más mortíferos a la fecha se produjeron en diciembre de 2003 y en junio de 1990, cuando perdieron la vida 31 mil y 37 mil personas, respectivamente.