Niña de12 años atrapada en escuela se convierte en símbolo del rescate tras terremoto en México

Las labores para rescatar a la niña se mantuvieron durante la noche y madrugada.

Los delicados esfuerzos para llegar a una niña atrapada entre los escombros de su escuela se prolongaron el jueves en México, en una vigilia transmitida por televisión, mientras los rescatistas se esforzaban en la oscuridad y bajo la lluvia para tratar de retirar los inestables restos y sacarla.

La imagen de sus dedos moviéndose a primera hora del miércoles se convirtió en un símbolo de esperanza que llevó a miles de profesionales y voluntarios a trabajar frenéticamente en docenas de inmuebles derribados en toda la capital mexicana y en estados próximos para buscar a sobrevivientes del terremoto de magnitud 7,1, que causó al menos 245 fallecidos y más de 2.000 heridos en el centro del país.

Elementos de la Marina han indicado que no se sabe aún con exactitud en que zona se encuentra la niña. Por eso trabajan con cautela para la recuperación de la pequeña. Aseguran que se han logrado comunicar con la pequeña a través de señales o golpeteo con lo que tiene cerca.

Aunque señalan que el optimismo en los rescatistas continua aunque es cada vez más notorio el cansancio de las personas que se han sumado al rescate.

Un centenar de rescatistas y militares centran sus esfuerzos en localizar con vida a niños en una escuela destruida por un terremoto en México, pero la madrugada del jueves sólo se tenía localizada a una menor cuyo nombre era un misterio.

El número de víctimas mortales subió luego de que el alcalde de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, confirmó que la cifra de fallecidos en la capital aumentó de 110 a 115 personas. Un comunicado previo del gobierno federal habló de 230 muertos, 110 de ellos en la capital.

Dos mujeres y un hombre fueron rescatados con vida el miércoles en la noche, casi 36 horas después del sismo, de un edificio de oficinas que se vino abajo en el centro de la ciudad, agregó Mancera.

El presidente Enrique Peña Nieto declaró tres días de luto oficial, mientras soldados, policías, bomberos y ciudadanos de a pie seguían escarbando entre los escombros, a veces avanzando centímetro a centímetro con sus propias manos y otras ayudados por excavadoras y grúas para levantar pesadas losas de concreto.

«Todavía hay gente que se queja allí. Les faltan tres pisos para retirar el escombro. Y todavía se escucha gente allí» , dijo Evodio Darío Marcelino, un voluntario que trabajaba junto a docenas de personas más en un edificio de departamentos derrumbado.

Sobran manos para escarbar entre escombros, comida y agua corren en abundancia, lo mismo que medicamentos y equipos de rescate en medio del desconsuelo de algunos. Los mexicanos se organizan en las calles al rescate de su ciudad.

Un hombre fue sacado de entre los restos de un edificio parciamente caído en el norte de la Ciudad de México más de 24 horas después del movimiento telúrico del martes. Salió de allí en camilla y aparentemente consciente.

En total, 52 personas han sido rescatadas con vida desde el temblor, dijo la Secretaría de Desarrollo Social de la ciudad, que añadió en un tuit: » No bajemos los brazos » . Es una lucha contra el reloj, advirtió Peña Nieto en un mensaje en la red social en el que dijo que » cada minuto cuenta para salvar vidas » .

Pero la atención del país estaba centrada en el colapsada escuela Enrique Rebsamen, ubicada en el sur de la ciudad, donde se confirmó la muerte de 21 niños y cuatro adultos.

Socorristas intentaban el miércoles encontrar sobrevivientes tras el sismo de 7,1 grados que dejó más de 200 muertos en México. En la escuela Rebsamen, donde fallecieron 21 niños y cinco adultos, hay esperanza de rescatar con vida a una niña atrapada bajo los escombros.

Las esperanzas aumentaron el miércoles cuando los trabajadores dijeron a medios locales que detectaron señales de que había una niña con vida, que les habló a través de un agujero entre los escombros. Imágenes térmicas sugirieron que en la bolsa de aire en la que se encuentra podría haber más gente.

Héctor Méndez, uno de los líderes de los rescatistas conocidos como Topos, dijo que las cámaras que se metieron entre los restos sugirieron que podría haber cuatro personas en el interior, pero no está claro si hay más sobrevivientes además de la pequeña.

El médico Alfredo Vega, que trabaja con los equipos de rescate, dijo que la niña identificada solo como » Frida Sofía » había sido localizada con vida bajo las losas del piso.

El secretario de Educación del país, Aurelio Nuño, confirmó que la estudiante estaba viva, pero no pudo asegurar el estado de los otros menores. Extrañamente, no se pudieron hallar familiares de una niña llamada Frida, agregó Nuño.

Además de los fallecidos en la capital, la agencia federal de defensa civil dijo que 69 personas perdieron la vida en el estado de Morelos, justo al sur de la Ciudad de México, y otras 43 en el estado de Puebla, al suroeste y donde se localizó el epicentro. El resto de los decesos ocurrieron en el estado de México.

Algunos vecindarios de la Ciudad de México estaban recuperando la electricidad luego de un día sin servicio. El alcalde de la capital dijo que el sismo tiró 38 edificios, menos de los 44 que se habían reportado antes.