Madre de niña con cáncer evita ser deportada

ICE aceptó la solicitud de María Elena de Loera una madre mexicana indocumentada quien debe cuidar de su hija.

La madre de una niña con cáncer evitó se deportada. La Agencia de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos aceptó la solicitud de María Elena de Loera, una madre mexicana indocumentada quien debe cuidar de su hija.

La menor de sus tres hijas identificada como Alia, está luchando contra un cáncer en los pulmones y otro en su boca en el hospital infantil de El Paso, Texas por lo que los cuidados de su madre son vitales.

“La deportación de María sería lo más cruel de este mundo. Sería algo terrible dejar a una menor gravemente enferma sin su madre. Creo que nuestro país y las autoridades migratorias son mejores que eso”, expresó Mark J. Seitz, obispo de El Paso después de presentar la solicitud de suspensión de la deportación.

El religioso junto a Linda Rivas, abogada de inmigración, y una comitiva de sacerdotes asistieron a las oficinas de ICE esperando un milagro que garantizara la estadía de la madre mexicana en Estados Unidos.

Loera quien actualmente porta un grillete de rastreo electrónico recibió la suspensión de su orden de deportación y podrá permanecer temporalmente hasta que se omita una decisión final sobre su caso.

Según medios internacionales, la madre había cruzado la frontera con México hace dos años junto a sus tres hijas luego de que su esposo fuera asesinado en ciudad Juárez.

Te puede interesar: Naciones Unidas denuncia “uso de fuerza excesiva” y “torturas” en Venezuela

El asilo político le fue negado y una orden de deportación en su contra se hizo efectiva. Pero la grave enfermedad de su hija a la mujer se le fue postergada su orden de remoción el año pasado.

Sin embargo recientemente las autoridades le negaron el permiso para permanecer en el país, activando nuevamente su orden de deportación.

Rivas quien representa a De Loera, explicó que la solicitud de revisión del caso fue recibida y aceptada por las autoridades migratorias. Pero habrá que esperar una resolución definitiva sobre el caso.

“En muy pocas ocasiones las autoridades migratorias aceptan revisar un caso de una orden de deportación vigente, pero este es un caso humanitario que requiere atención de manera inmediata. Ahora estamos a la espera de su decisión, que puede ser mañana o en unas semanas, no lo sabemos”, mencionó la abogada.

“Yo soy la única que puede cuidar a mi niña, su condición es muy complicada, ya se ha sometido a siete cirugías y el cáncer en sus pulmones ya hizo metástasis. No hay nadie más que pueda hacerlo. Ella debe ser internada de tres a cuatro veces al mes y constantemente debe asistir a tratamientos”, dijo la madre a la salida de las oficinas de ICE según informes de https://laopinion.com.