Yerno de Chávez es el nuevo canciller de Venezuela

Jorge Arreaza tiene la misión de dirigir la diplomacia venezolana en momentos de mayor presión internacional por la Asamblea Constituyente.

Jorge Arreaza, canciller de Venezuela.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, designó a Jorge Arreaza como nuevo ministro de Relaciones Exteriores. Arreaza es el yerno del fallecido presidente Hugo Chávez y ha ocupado diversos cargos gubernamentales, entre ellos vicepresidente y el más reciente, ministro de Desarrollo Minero Ecológico.

Sustituye en el cargo a Samuel Moncada, quien lideró la transición al frente de la diplomacia venezolana, luego de Delcy Rodríguez dejara el cargo para postularse a la Asamblea Constituyente.

“Jorge Arreaza que viene cumpliendo tremenda tarea en un frente de carácter internacional, como es el arco minero; las grandes inversiones (…) Su profesión es internacionalista (…) Es un gran camarada y ha sido testigo de esta época de lucha (…) Que Dios te proteja y tu protejas a nuestra Patria”, aseguró Maduro en un acto el miércoles pasado.

La tarea de Arreaza será liderar la diplomacia venezolana, en momentos en que Maduro y otros altos funcionarios venezolanos enfrentan sanciones económicas por parte de Estados Unidos, así como una creciente presión internacional por el desarrollo de la elección de la Asamblea Constituyente, denunciada como una maniobra ilegal para anular el poder de la Asamblea Nacional, elegida en diciembre de 2015 y que cuenta con mayoría de la oposición.

Desde principios de abril, Venezuela ha enfrentado a diario protestas en las calles, que ya han costado la vida a más de 100 personas, la mayoría de ellas manifestantes opositores.

Los cuerpos de seguridad a la orden de Maduro han sido denunciados en Venezuela y a escala internacional por la represión de las manifestaciones, y el encarcelamiento de dirigentes opositores.

El martes pasado, dos tribunales ordenaron la recaptura de los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, quienes se encontraban en arresto domiciliario. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) argumentó que ambos hicieron proselitismo en contra de la Asamblea Constituyente, lo que no les estaba permitido por su condición de reos.