Senadores buscan revivir proyecto de ley para ayudar a jóvenes «dreamers» en EUA

A finales de junio, diez fiscales generales estatales pidieron a Trump que cancele DACA o pedirán que sea anulada por las cortes.

Jóvenes "dreamers" durante una concentración en el Capitolio de EUA.

Los senadores estadounidenses Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) y Dick Durbin (demócrata de Illinois) presentarán este jueves una propuesta de ley que busca beneficiar a jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como «soñadores»o «dreamers» que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños.

El proyecto, según publicó este miércoles el diario The Hill, llega en momentos en que la Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) enfrenta una demanda en un tribunal federal y no está claro si la administración del presidente Donald Trump defenderá el decreto en las cortes.

DACA beneficia actualmente a 800,000 jóvenes indocumentados, entre ellos unos 20,000 salvadoreños, a quienes les suspende su deportación y les otorga la posibilidad de solicitar un permiso de trabajo. El decreto fue firmado en junio de 2012 por el entonces presidente Barack Obama, quien argumentó que tomó la decisión ante la falta de acción en el Congreso para aprobar una reforma migratoria.

Te puede interesar: Diez fiscales estatales piden a Trump cancelar beneficio migratorio a “dreamers”

El término «dreamers» se acuño cuando se presentó un proyecto de ley conocido como Dream Act (Acta de Ensueño), que buscaba legalizar a jóvenes inmigrantes. La propuesta se llevó a votación, pero no contó con el apoyo suficiente en el Senado.

El 15 de junio de 2017 se cumplieron cinco años de la existencia de DACA y el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, decidió no derogar el decreto.

Sin embargo, a finales de ese mes diez fiscales estatales encabezados por Texas exigieron a Trump que cancele el beneficio migratorio o lo van a demandar en las cortes.

Los que apoyan a DACA temen que si Trump decide pelear el decreto a nivel judicial, la defensa estaría en manos del secretario de Justicia, Jeff Sessions, quien tiene un posición muy clara en contra de la inmigración indocumentada.