Expresidente Lula condenado en Brasil a nueve años de prisión

Fue condenado por corrupción en el llamado caso Triplex, un apartamento que le fue otorgado por la constructora OAS.

El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva fue condenado este miércoles a nueve años y seis meses de prisión por su papel en el escándalo de corrupción de la petrolera Petrobras.

La condena fue dictada por el juez federal Sergio Moro, del estado de Curitiba, clave en la investigación del escándalo de corrupción, en el que se ha condenado ya a decenas de políticos y empresarios.

La condena a Lula llega por el llamado caso Triplex, que investigó sobre un apartamento dado al exmandatario en la localidad de Guarujá por la constructora OAS, una de las implicadas en el desvío de dineros producto de contratos inflados con Petrobras que fueron a parar a políticos de todos los partidos.

Noticias relacionadas: Condenan a 4 años y seis meses de cárcel a Joao Santana, ex publicista de Mauricio Funes

El diario Folha de Sao Paulo informó en su sitio en internet que en su sentencia Moro habla de encarcelar a un expresidente «no deja de envolver ciertos traumas», por lo que recomienda «prudencia» y que el caso sea resuelto en instancias superiores.

El expresidente, fundador del Partido de los Trabajadores (PT), tiene otros cuatro procesos judiciales pendientes por el caso llamado Java Jato, uno de ellos en el tribunal a cargo del juez Moro y otros tres en la Justicia Federal en Brasilia, la capital de Brasil.

Lula siempre ha negado las acusaciones en su contra y asegura que son para evitar su candidatura presidencial en las elecciones de 2018. Folha cita datos de una encuesta reciente a cargo de Datafolha en la que Lula aparece en primer lugar.

El político brasileño, que gobernó su país entre 2003 y 2010, fue clave en apoyar la candidatura presidencial de Mauricio Funes, al punto de recomendar al publicista Joao Santana para que trabajara en su campaña. Santana y su esposa fueron condenados en junio pasado a cuatro años y seis meses de prisión por su papel en la operación Lava Jato.

Santana y su esposa, Mónica Moura, declararon que la constructora Odebrecht financió la campaña de Funes.