La Cámara de Representantes de EUA aprueba reformas contra “ciudades santuario”

Las medidas aún tienen que ser sometidas a voto en el Senado, donde afrontan un futuro incierto y una gran oposición demócrata. Se considera que éste es un triunfo legislativo para el presidente Trump.

Los republicanos de la Cámara de Representantes aprobaron ayer varias medidas contra la población indocumentada arropándose en la seguridad nacional y que según sus detractores, ayudarán a engrasar “la maquinaria de deportación masiva” del presidente Donal Trump.

Previamente de iniciar un receso legislativo hasta el próximo 11 de julio con  motivo de las celebraciones de la Independencia, los legisladores debatieron y sometieron a voto la “ley anti-santuario” (“H.R 3003”), y la “H.R. 3004”, mejor conocida como la “Ley de Kate”, que en 2006 tuvo una versión similar derrotada en el Senado.

En el periódico laopinion.com se informó que la “H.R.3003”, bautizada como el “Acta de Cero Santuario a Criminales”, fue aprobada con 228 votos a favor y 195 en contra, y en su núcleo castiga con la privación de ciertos fondos federales a ciudades y jurisdicciones “santuario” que se nieguen a colaborar con los agentes de Inmigración.

Empero, la “Ley de Kate”, que recibió 257 a favor y 167 en contra, lleva el nombre de Kate Steinle, quien murió en 2015 a manos de un inmigrante mexicano indocumentado en San Francisco (California) que había sido deportado cinco veces.

No obstante,  en esta ocasión, 24 demócratas cruzaron filas y votaron a favor de la medida que impone fuertes penas carcelarias a inmigrantes indocumentados condenados por diversos delitos  incluyendo el conducir borracho y que reingresen ilegalmente a EEUU.

No obstante, ambas tienen el espaldarazo del presidente Donald Trump, quien ganó las elecciones con promesas de estrechar el cerco a la inmigración ilegal.

Las medidas tienen que ser sometidas a voto en el Senado, donde afrontan un futuro incierto y una gran oposición demócrata.

El periódico dijo que las imágenes del debate televisivo plasmaron la perenne lucha ideológica entre republicanos y demócratas que impide consenso en un amplio gama de asuntos en la vida nacional, incluyendo la reforma migratoria.

Al final, la Cámara Baja, bajo control republicano, frenó todo intento demócrata por suspender los votos.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, el legislador republicano por Virginia, Bob Goodlatte, ofreció una férrea defensa, de ambas medidas,  convencido de que éstas fortalecerán la seguridad pública y nacional, protegiendo al país de “inmigrantes criminales”.

Goodlatte destacó estar de acuerdo con ambos colegas de que se deben tomar muchos otros pasos respecto al sistema de inmigración y que el Congreso tiene que aprobar fuertes medidas para asegurar que el cumplimiento de las leyes migratorias al interior del país para que esto siga siendo una prioridad.