Putin ofrece asilo a Comey en Rusia si en Estados Unidos lo persiguen

Putin compara al exdirector del FBI con el fugitivo Edward Snowden.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ofrece al ex director del FBI James Comey asilo en Rusia si es perseguido en Estados Unidos, pues sus filtraciones le ponen en una posición vulnerable.

Putin aseguró en su encuentro anual con los rusos, en el diálogo «Línea directa», que Moscú no influyó en las elecciones de EUA más de lo que Washington interfiere en las rusas.

Para el mandatario ruso, las nuevas sanciones adoptadas contra Rusia por parte del Senado estadounidense son el último episodio de la política de «contención» de Washington respecto a Moscú.

Putin desveló que días antes de su despido fulminante, Donald Trump le pidió a Comey que dejara de investigar las posibles relaciones entre el Gobierno ruso y la administración Trump, informó El Mundo.

Putin se ha alegrado de que Comey diga «que no tiene pruebas» sobre la interferencia rusa, pero ha añadido que es un poco extraño «que un jefe de los servicios especiales divulgue la conversación con el presidente».

Llegado este punto ha comparado a Comey con el fugitivo Edward Snowden.

El mandatario cuestionó a Estados Unidos preguntando a la audiencia «acaso no es una influencia en nuestras mentes la propaganda de EUA» y ha recordado a la audiencia que «si toman un mapa, en cualquier país del mundo verán en todos lados intereses estadounidenses». Como ha recordado el presidente ruso «la influencia rusa en la campaña electoral no fue mayor que la de EUA en comicios rusos», afirmó.

El pasado miércoles el Senado de EUA aprobó un proyecto de sanciones que impediría al presidente Trump rebajar de forma unilateral la presión sobre Moscú.  «Se trata, evidentemente, de una nueva prueba de la continuación de la lucha política internas en Estados Unidos», señaló el presidente ruso. «Pero considero, a pesar de todo, que esto no tiene ningún fundamento», agregó, para criticar a continuación la política de la administración estadounidense respecto a su país. «Si no hubiera sido por Crimea, habrían inventado otra cosa para su política de contención de Rusia», aseguró el presidente ruso.