Estudio revela que EUA gasta más en inmigrantes pero que vale la pena porque sus hijos son el futuro de la nación

El estudio revela que la inversión en la educación de los hijos de los inmigrantes produce frutos a largo plazo, lo que a la larga tiene un impacto económico de la inmigración.

Un análisis del Instituto Urbano publicado esta semana en Estados Unidos advierte que aunque los inmigrantes ocasionan más gastos a los estados, sus hijos son el futuro del país.

El estudio revela que la inversión en la educación de los hijos de los inmigrantes produce frutos a largo plazo, lo que a la larga tiene un impacto económico de la inmigración.

Según el estudio, aunque las familias inmigrantes tienden a costar más a los gobiernos locales y estatales, en virtud de su tamaño, a largo plazo la inversión en la educación de sus hijos beneficia con creces a esos gobiernos.

El análisis del Instituto difundido esta semana explica que las familias inmigrantes suelen ocasionar más gastos, porque, en promedio, son familias con más hijos que, por ejemplo, se benefician de las inversiones locales y estatales en la educación.

No obstante, los hijos de los inmigrantes son los que, en promedio, contribuyen más a las arcas de los gobiernos locales, estatales y federales, según el Instituto, que se especializa en temas económicos y sociales y su impacto en las ciudades.

El diario La Opinión compartió en su publicación que los investigadores del estudio sugirieron que la inversión en la educación de los hijos de los inmigrantes produce frutos a largo plazo, “porque más adelante contribuyen a las arcas del gobierno, mediante mayores pagos de impuestos cuando alcanzan edad laboral”.

El estudio indicó que con el envejecimiento de la población en EEUU, los inmigrantes y sus hijos son la fuerza laboral del mañana, y contribuirán no sólo al mercado laboral sino también con sus impuestos, que moldearán la futura salud fiscal de nuestra nación

Los impuestos recabados y los servicios ofrecidos, en relación con los inmigrantes, varían de un estado a otro, y dependen de las políticas públicas de cada estado en torno a sus esquemas tributarios y asignación de gastos.

En general, si los costos de los gastos públicos, incluyendo los de defensa, son designados de forma equitativa a todos los habitantes, los adultos inmigrantes le cuestan más a los presupuestos locales y estatales, con una diferencia de casi $3,000 por adulto, incluyendo el monto que se invierte en sus hijos.

Sin embargo, si los inmigrantes no son incluidos en la designación de esos costos, la diferencia baja a $450, indicó el informe, que el Instituto elaboró con base a datos de las Academias Nacionales de las Ciencias.

“Aunque la educación pública le cuesta mucho a los gobiernos locales y estatales, es importante para el futuro del país asegurar que todos los niños incluyendo a sus padres, inmigrantes o ciudadanos  estén capacitados para los trabajos del mañana”, enfatizó el Instituto.

Como ejemplo de inmigrantes ponen a Augusta Uwamanzu-Nna, una estudiante nigeriana destacada de la secundaria Elmont Memorial High School y quien por sus buenas calificaciones fue aceptada en cuatro universidades en las que aplicó.

«Mis logros recientes reflejan los ideales del pueblo trabajador de Elmont, el apoyo de mis padres y la dedicación de mis profesores. Estoy eufórica, pero ante todo agradecida», dijo en su momento la estudiante.