Doble atentado suicida en Bagdad deja 27 muertos y más de un centenar de heridos

Dos ataques con coche bomba causan al menos 27 muertos y más de 100 heridos en dos céntricas zonas de la capital iraquí. Entre las víctimas hay mujeres y niños.

Un doble atentado en Bagdad, Irak,  causó 27 muertos y más de un centenar de heridos, entre ellos mujeres y niños.

El atentado fue reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) mancho de sangre este martes las celebraciones del Ramadán, el mes sagrado musulmán.

Reportes aseguraron que  las víctimas eran de la comunidad chií. Se trató del estallido dos coches bomba, uno en la medianoche y el otro por la mañana.

El atentado ocurrió en unos momentos en que los yihadistas están cada vez más arrinconados en su antiguo feudo iraquí de Mosul, la segunda ciudad de Irak.

Los atentados cometidos fueron perpetrados por terroristas suicidas que conducían coches bomba y, en ambos casos, se produjeron en zonas de mayoría chií, objetivo habitual de los terroristas del EI, en el centro de la capital de Irak.

Medios del extranjero aseguraron que en la primera explosión murieron 16 personas  y otras 11 resultaron heridas en la popular heladería Al Faqma (La Foca), por entonces abarrotada de familias que habían acudido a comer de noche, como es costumbre en el Ramadán después de guardar el ayuno en las horas diurnas.

La heladería está situada en el distrito comercial de Karrada, una zona de mayoría chií donde en el último Ramadán, en julio del 2016, murieron cerca de 300 personas, en el peor ataque sufrido en Irak desde la invasión lanzada por Estados Unidos en 2003.

Después de unas horas destacaron ocurrió el estallido de una segunda bomba que causó al menos 11 muertos y 40 heridos en la céntrica zona de Al Shawaka, a pocos kilómetros de distancia de Karrada.

La explosión ha tenido lugar junto al puente de Al Shohadaa y frente a la sede del Departamento de Pensiones Públicas.

La prensa internacional ha destacado que el EI se ha atribuido la autoría de ambos atentados por medios de sendos comunicados, difundidos a través de la agencia Amaq, vinculada a los yihadistas, y por sus canales de Telegram. El grupo ha alegado que su objetivo era matar chiís, mayoritarios en Irak, pero considerados “apóstatas” o herejes por los yihadistas de corte suní.

El doble atentado ha sucedido tres días después del comienzo del mes santo del Ramadán, una época en la que, en años anteriores, el EI ha alentado a sus seguidores a cometer atentados.

De igual forma,  coincide con el inicio de la fase final de la ofensiva de las fuerzas iraquís contra los yihadistas en Mosul, una de las mayores ciudades del país y desde donde el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó el califato el 29 de junio del 2014.