La megaoperación contra la MS-13 en Los Ángeles demuestra que Trump les ha declarado la guerra como prioridad de Seguridad Nacional

La policía federal de Los Angeles, Estados Unidos, lleva tres años en una profunda investigación de las maras y pandillas que revela múltiples detalles de la organización interna de las bandas callejeras que es lo que le quita el sueño al presidente Donald Trump.

A los tribunales, la policía ha presentado una documentación de esa indagación, luego que realizara una megaoperación en la que fueron detenidos 21 mareros salvadoreños.

Apenas semanas atrás, Trump, y el fiscal general, Jeff Sessions, habían declarado la guerra total a la MS 13, proveniente de El Salvador, como parte prioritaria de su estrategia de Seguridad Nacional.

Hay obsesión de desaparecer a los grupos criminales. Los agentes federales de Los Angeles tienen la esperanza que con el último megaoperativo “nadie quiera liderar la MS-13”.

El documento entregado por la policía a los tribunales, recoge todas las amenazas que la mara ha hecho, cada golpe, cada intercambio de droga y cada asesinato conocido realizados por los miembros de la MS-13 capturados en Los Angeles.

El escrito, hecho con lujo de detalles, da una visión de la operación de los criminales y sus negocios, y lo califican de “un guión sacado de cine”. Los mareros ocupan un lenguaje que no parece de criminal, aseguran.

Según información recogida por agencias internacionales y dado a conocer por el periódico El País, la policía relata en su informe que la “MS-13 controla 20 cliques, o distritos, que funcionan cada uno como su pequeña mafia territorial. Detalla la implantación territorial con sorprendente precisión, como por ejemplo cuál es la esquina de MacArthur Park, una popular área de negocios latinos delante del Consulado de México, que controla la mafia salvadoreña”. La policía relata desde lo más pequeño, como Jason Lamar Ardoin, Smokey, sacándole el dinero a puñetazos a una víctima el 19 de abril de 2009; o la extorsión constante de un restaurante en Van Nuys que además utilizan para reuniones; hasta la escena en el restaurante Little San Salvador.

Los policías relatan que las bandas criminales iniciaron como una pandilla de inmigrantes y refugiados salvadoreños a finales de los años 70 en Los Ángeles. Mara Salvatrucha “se hizo notoria por cometer actos de violencia brutal” en los años 80, añaden. Después, a mediados de los 90 se asociaron con la Mafia Mexicana. La Eme controla la vida en las prisiones y proporcionaba protección a cambio de lealtad e impuestos de sus actividades. Fue entonces cuando añadieron el número 13 (la posición de la letra m en el alfabeto) a su nombre: MS-13. Hoy tienen unos 10,000 miembos en 32 estados, según los expertos. Están designados como organización criminal mundial, expresan en el documento.