Trump fue recibido como un rey en Arabia Saudita

Su esposa Melanie no portaba velo, al igual que hicieron las demás exprimeras damas de EUA.

El mandatario estadounidense comenzo su gira por Medio Oriente. Donald Trump fue recibido el sábado en Arabia Saudita con espléndida pompa real durante su primera visita al extranjero como presidente de Estados Unidos, en lo que fue un elaborado comienzo de un viaje destinado a reforzar las alianzas internacionales, pero que sus asesores esperan pueda reiniciar una narrativa llena de escándalos en su país.

La escala de Trump en una entusiasta Riad, la capital saudí, es la primera de un viaje de nueve días y cinco países por el Medio Oriente y Europa. El complejo itinerario llevará a Trump a las capitales de las tres grandes religiones del mundo y lo introducirá en el agotador ritmo de los viajes presidenciales al extranjero, según reportes de CNN en español.

Donald Trump fue recibido el sábado en Arabia Saudita con espléndida pompa real durante su primera visita al extranjero como presidente de Estados Unidos, en lo que fue un elaborado comienzo de un viaje destinado a reforzar las alianzas internacionales, pero que sus asesores esperan pueda reiniciar una narrativa llena de escándalos en su país.

La escala de Trump en una entusiasta Riad, la capital saudí, es la primera de un viaje de nueve días y cinco países por el Medio Oriente y Europa. El complejo itinerario llevará a Trump a las capitales de las tres grandes religiones del mundo y lo introducirá en el agotador ritmo de los viajes presidenciales al extranjero.

El avión presidencial, Air Force One, aterrizó a media mañana en el Aeropuerto Rey Khalid en Riad, donde Trump fue recibido con alfombra roja por el rey Salman y otros altos funcionarios de Arabia Saudita. La gran bienvenida –que contó con banda de música militar y el vuelo de aviones militares– demostró lo tan esperada que era la visita de Trump a este reino de Medio Oriente.

«Grandioso estar en Riad, Arabia Saudita», tuiteó Trump poco después de su llegada. «Esperando la tarde y la noche por delante».