Texas castigará a “ciudades santuario”

A partir de junio multarán a funcionarios y ciudades que se nieguen a cumplir leyes de inmigración.

El estado de Texas, en Estados Unidos, cuenta desde el pasado domingo con una ley que prohibirá las “ciudades santuario”, como se denomina a las localidades que no colaboran en tareas de inmigración con las autoridades federales. La normativa entrará en vigor el próximo 1º de junio.

El documento firmado por el gobernador de Texas, Greg Abott, impone sanciones civiles y penales para instituciones de gobiernos locales y policías que se nieguen a cumplir con leyes de inmigración, así como peticiones de detención de extranjeros que se encuentren en cárceles locales. El acto fue transmitido por Facebook Live, reportó este lunes la cadena CNN.

La multa sería de 25,500 dólares por cada día que esas entidades no cumplan con las directrices federales.

Además, acusaría de un cargo menores a policías, jefes de policía y alguaciles que se nieguen a cumplir con peticiones de detención. Incluso puede llevar a la destitución de funcionarios elegidos por voto popular y designados, explicó la oficina del gobernador republicano.

“Como gobernador, mi máxima prioridad es la seguridad pública, y este proyecto de ley promueve ese objetivo al mantener a los criminales peligrosos fuera de nuestras calles”, aseguró Abbot, citado en un comunicado de prensa.

Migración EUA pone la mira en plantaciones agrícolas

La decisión de Texas llega mientras a nivel federal una medida adoptada por el presidente Donald Trump, para negar fondos a ciudades y estados considerados “santuario” ha sido bloqueada por un juez federal.

A juicio de Trump, muchos crímenes, entre ellos robos y homicidios, son cometidos por extranjeros, especialmente indocumentados, que debieron haber sido removidos de Estados Unidos.

La semana pasada, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, lanzó el proyecto VOICE (siglas en inglés de Enlace de Víctimas de Crímenes de Inmigrantes), destinado a que los familiares de víctimas den seguimiento a los procesos de deportación de extranjeros que cometieron delitos.