WSJ: Venezuela se muere de hambre

Duro reportaje del diario The Wall Street Journal sobre las difíciles condiciones de vida de miles de venezolanos.

Venezuela se muere de hambre. Con ese fuerte titular el diario estadounidense de corte económico The Wall Street Journal ilustra un amplio reportaje en el que se adentra en ejemplos de desnutrición infantil y muerte de menores debido a la escasez de alimentos. El reportaje es durísimo de WSJ.

“Alguna vez el país más rico de Latinoamérica, Venezuela ya no puede alimentar a su gente, paralizado por la nacionalización de granjas, así como el control de precios y de cambio de divisas”, dice el inicio del artículo, firmado por Juan Forero.

La fotografía que ilustra la pieza periodística es de María Planchart con su hijo Jean Pierre desnutrido en brazos.

Planchart contó al periodista que trata de alimentar al niño con lo que ella puede encontrar en la basura, restos de pollo o papas. La madre llevó recientemente a su pequeño a un hospital en Caracas, donde rezó para que una mezcla de arroz y leche lo mantuviera con vida.

“Lo miraba dormir y dormir, debilitándose , todo el tiempo perdiendo peso. Más débil. Nunca pensé que vería a Venezuela de esta forma”, se lamentó,

La crisis que vive ese país sudamericano ha llevado a que tenga la inflación más alta del mundo, y según el Fondo Monetario Internacional (FMI) este año podría alcanzar un 720 por ciento, haciendo imposible para las familias llegar a fin de mes.

Un informe del banco de inversión local Torino Capital dice que la importación de alimentos ha caído en un 70 por ciento.

¿Qué tanto golpeará al gobierno de Daniel Ortega la caída de la ayuda venezolana?

El periodista describe que hordas de personas, muchas cargando niños, hurgan en la basura, una escena poco común hace apenas un año. En la campiña, muchos entran a las granjas a robar desde frutas y vegetales, endureciendo más la situación de los productores.

Ningún funcionario venezolano de los consultados devolvió las llamadas para conocer su posición ante los casos ejemplicados, aclaró el autor del reportaje.

Tres de cada cuatro venezolanos, el 75 por ciento de la población, dijeron que han perdido peso en el último año, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, un estudio anual conducido por científicos sociales.

El gobierno de Nicolás Maduro se ha negado a aceptar que la escasez de alimentos y medicinas esté causando problemas de hambruna en miles de familias y se ha negado a aceptar ayuda del extranjero para establecer un corredor humanitario y permitir que otros países ayuden con dichos insumos.

Mientras los políticos de oposición y estudiantes mantienen protestas desde principios de abril pasado, en demanda de respeto a la Asamblea Nacional y la celebración de elecciones, como una salida a la situación.

Desde abril, 37 personas han muerto en las protestas, la mayoría por balas y los gases lacrimógenos, símbolo de la represión ordenada por Maduro a las fuerzas del orden.

La presión internacional hacia Maduro para que cese la represión y convoque a elecciones ha aumentado, pero el régimen ha optado por aislarse de la Organización de Estados Americanos (OEA) y buscar refugio en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), creada con la idea del fallecido presidente Hugo Chávez de quitarle protagonismo a la OEA , pero que ha ido perdiendo fuelle y se ha quedado prácticamente con los países del llamado eje bolivariano, entre ellos El Salvador.