Papa Francisco advierte: “Existe una guerra mundial para destruir el mundo y al matrimonio”

El papa aseguró hoy que existe una “guerra mundial para destruir el matrimonio” y citó entre las amenazas la “ideología de genero”, durante el encuentro que mantuvo con seminaristas, religiosos y fieles católicos en la iglesia de la Inmaculada en Tiflis, informan agencias internacionales.

En su segundo y último día de visita a Georgia, Francisco se reunió con cerca 300 consagrados y fieles católicos reunidos en esta Iglesia católica en la capital y escuchó algunos testimonios, entre ellos el de una mujer casada que le contó las dificultades de las familias.

“Existe una guerra mundial para destruir el matrimonio. Pero no con las armas, con la ideas, hay colonizaciones ideológicas que destruyen”, dijo.

Y añadió: “Un gran enemigo del matrimonio es la ideología de género”.

En el discurso improvisado de cerca media hora, Francisco aseguró que “el matrimonio es lo más bello que Dios ha creado”.

Y lamentó cómo ante “las dificultades, incomprensiones, tentaciones, se resuelve todo por el camino del divorcio. Yo me busco una, yo me busco otro y empezamos de nuevo”.

Afirmó que en los divorcios no sólo “pagan” los cónyuges, pues “también paga Dios y los niños”.

“No sabéis cuánto sufren los niños pequeños cuando ven las peleas y las separaciones de los padres. Hay que hacer todo para salvar el matrimonio”, añadió.

También pidió a la Iglesia Católica que ayude a salvar los matrimonios “con la acogida, la cercanía, el acompañamiento, el discernimiento y la integración”.

Cultura que pretende destruir al mundo

Francisco alertó hoy de que en el mundo actual está creciendo una “cultura de la destrucción” y criticó que “el mal, el dinero y el poder” sean los “negocios que hacen crecer al dios dinero, que domina el mundo”.

En estos términos se expresó Jorge Bergoglio durante un encuentro que mantuvo con jóvenes estudiantes en el Aula Pablo VI del Vaticano, donde respondió a las preguntas de cuatro jóvenes en un ambiente distendido e improvisando, sin discursos previos.

El papa fue preguntado por una de la presentes sobre “qué está ocurriendo en el mundo” y el papa contestó- “Hay algo que no funciona, algo que destruye, algo que no es normal”.

Francisco subrayó que “el mundo está en guerra” y condenó los conflictos bélicos, los bombardeos, las torturas y los naufragios de inmigrantes y refugiados en el mar.

“Está creciendo entre nosotros, esto es un poco exagerado lo que digo, pero lo digo para que se entienda bien, una cultura de la destrucción”, apuntó.

Defendió que el mundo fue creado para “hacerlo crecer” y “permitir que vaya hacia delante”, en paz y en comunidad fraternal, y que en lugar de eso existen numerosos enfrentamientos, se trafica con armas, con drogas y se explota a las personas cuando las empresas pagan en negro, realizan contratos precarios u obligan a los menores a trabajar.

Se refirió a la crisis de los refugiados como el “peor drama desde la II Guerra Mundial” que afecta a Europa y cargó con firmeza contra el uso por parte de Estados Unidos el pasado abril de la mayor bomba no-nuclear, la llamada “Madre de todas las bombas”, para destruir un complejo de túneles del Estado Islámico en Afganistán.

“La llaman ‘La madre de todas las bombas’. La madre da vida y esta da la muerte. ¿Estamos llamando madre a ese aparato?”, comentó.

Finalmente, apostó por una sociedad cuyos valores fundamentales sean el diálogo, la tolerancia, la paz y la educación, y pidió a la comunidad internacional que fomente estos principios con hechos concretos y no solo palabras, para que iniciativas como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas no sea “parole, parole, parole”, dijo en referencia a la popular canción que interpretó la cantante Mina.