Sube a 37 cifra de muertos en protestas en Venezuela

Un joven estudiante fue este jueves la víctima mortal más reciente en las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro. La mayoría de los 37 muertos  en un mes de protestas se atribuyen a la represión ordenada a los cuerpos de seguridad para acallar las voces de la oposición.

En Caracas, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) reprimió este jueves una protesta de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela (UCV), dejando como resultado 14 estudiantes heridos, informaron autoridades de esa casa de estudios.

La rectora de la UCV, Cecilia García Arocha, repudió la presión de la GNB en contra de los estudiantes, que habían sido convocados para protestar.

La funcionaria comentó que los alumnos  fueron golpeados cuando se encontraban “acostados” en el puente Tamanaco, ejerciendo de forma pacífica sus derechos, reportó el diario El Nacional de Caracas en su edición electrónica. Uno de los estudiantes sufrió un traumatismo craneal.

“Ellos son nuestro futuro, son muy importantes para todos. Permaneceremos en absoluta resistencia, somos la inmensa mayoría”, declaró.

El Nacional reportó que los estudiantes de la UCV fueron convocados para marchar hacia el Ministerio de Interior y Justicia, como muestra de rechazo a las muertes ocurridas durante las protestas.

El periodista Luis Daniel Álvarez reportó a Diario Libre que otras universidades también desarrollaron asambleas para decidir qué acciones iban a tomar.

Venezuela vive desde inicios de abril pasado un ciclo de protestas opositoras, que se han cobrado la vida de 36 personas. La oposición política y el movimiento estudiantil protestan por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de desconocer a la Asamblea Nacional, que cuenta con mayoría de diputados opositores del Movimiento de la Unidad Democrática (MUD).

Posteriormente el TSJ dio marcha atrás en la decisión, pero diputados opositores aseguran que la medida violó la Constitución y exigen la destitución de los magistrados.

Además, demandan que se convoque a elecciones, algo a lo que las autoridades electorales, afines al chavismo, no acceden.

Para agravar la crisis, Maduro decidió la semana pasada iniciar el proceso para salirse de la Organización de Estados Americanos (OEA), molesto porque un grupo de 20 países convocaron a una reunión urgente de cancilleres, la máxima instancia del organismo, para buscar una salida a la crisis.

El lunes el gobernante decidió llamar a una asamblea constituyente bajo un esquema en el cual el oficialismo escogería a los delegados.

El país sudamericano enfrenta además de la crisis política una escasez de alimentos, medicinas y otros insumos, agravada por la caída en los precios del petróleo y el férreo control de divisas, que dificulta las importaciones.