Trump se ofrece como mediador entre Israel y palestinos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió este miércoles en la Casa Blanca al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbás, con la mira puesta en relanzar negociaciones de paz con Israel.

Luego de la reunión, Trump dijo que desea trabajar «como un mediador, un árbitro o un facilitador» en el proceso de paz.

Abbás, por su parte, pidió a Israel que reconozca el derecho de los palestinos a tener un estado, al igual que ellos lo hacen con el estado de Israel. «Es hora de que Israel termine con la ocupación de nuestra tierra y nuestra gente».

Trump recibió a Abbás y su pequeña comitiva en el Ala Occidental de la Casa Blanca, reportó este miércoles el diario The Washington Post.

El dirigente palestino y sus asesores sopesan los esfuerzos para reiniciar las negociaciones de paz con Israel, con la condición de asegurar las fronteras palestinas, una capital y un estado.

El tema de sentar a Israel y la Autoridad Palestina ha sido una tarea difícil para antecesores de Trump´, entre ellos los más recientes: Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama.

El actual mandatario estadounidense enfrenta presiones desde algunos miembros del Partido Republicano, que exigen una posición más firme en contra del terrorismo palestino en contra de Israel.

Un grupo de senadores republicanos cabildea para que Trump exija a Abbás que cese el pago a las familias de palestinos que cometen actos de terrorismo, muchos de ellos suicidas, en contra de israelíes. Servicios de emergencia israelíes contabilizan 48 israelíes muertos y 608 heridos en ataques cometidos por palestinos desde agosto de 2015.

«El presidente (Trump) debería elevar este tema con Mahmoud Abbás. Es una buena prueba para Abbás y el liderazgo palestino de qué tan serios son acerca de desear la paz y no el terrorismo», dijo el senador Tom Cotton, republicano de Arkansas citado por The Washington Post.

La visita del líder de la AP coincide con la actualización del manifiesto de la facción rival de Hamás, que controla la franja de Gaza, de aceptar un estado palestino en las fronteras previas a la guerra de los seis días de 1967.

Entre el 5 y el 10 de junio de 1967 Israel libró una guerra contra una coalición de países árabes vecinos (Egipto, Jordania, Siria e Irak), descontentos con la creación del estado judío en 1948. Luego del conflicto, Israel ocupó los territorios de Gaza, la península del Sinaí, Cisjordania, Jerusalén Este y los Altos del Golán.

Según analistas, la actualización del manifiesto de Hamás podría ser una aceptación tácita hacia Israel. «Aceptar la creación del estado palestino en las líneas de 1967 es muy significativo, es un reconocimiento de facto de que habrá algo al otro lado», dijo Bjorn Brenner, un investigador en la Universidad Sueca de Defensa al diario Los Ángeles Times.