Limones de Argentina recuperan la Visa para entrar a EUA, después de 16 años

Actualmente envía unas 250.000 toneladas de limones al exterior -de una producción total cercana a 1,5 millones de toneladas- lo que representa ingresos por $400 millones.

Por dieciséis años los limones argentinos no tocaron tierras estadounidenses, pero ahora Estados Unidos cambió de opinión. A partir del 26 de mayo, Argentina, uno de los principales productores de limones del mundo, podrá volver a vender esta fruta en esa nación.

El anuncio llegó días después de un encuentro entre los presidentes de ambos países -el estadounidense Donald Trump y su par argentino, Mauricio Macri- en Washington.

Para Macri supuso un triunfo enorme, en medio de críticas de que no ha logrado atraer las inversiones y nuevas oportunidades comerciales que prometió cuando llegó a la presidencia en diciembre de 2015.

En tanto, los analistas vieron la decisión como un espaldarazo de Trump a un mandatario latinoamericano considerado amigo de los mercados.

Pero, ¿por qué prohibió todo este tiempo EUA el ingreso de los limones argentinos?

La veda se impuso en 2001 cuando los productores de limones de California -el segundo productor de cítricos de EUA- apelaron contra el permiso otorgado a sus competidores argentinos por el Departamento de Agricultura de su país (USDA, por sus siglas en inglés).

La base de la demanda era la acusación -negada por los argentinos- de que los limones estaban infectados por una bacteria llamada cancrosis, que daña la fruta y que podía contagiar a la producción local.

Nuevos mercados

Durante los últimos 16 años el país sudamericano buscó demostrar que estaba libre de cancrosis e intentó batallar contra el lobby californiano.

Cuando se impuso la restricción, Argentina exportaba $100 millones en limones al país del norte, por lo que el cierre de ese mercado supuso un duro golpe.

No obstante, los productores locales hallaron nuevos mercados -sobre todo Europa y Rusia- y el país volvió a posicionarse como uno de los mayores exportadores mundiales.

Actualmente envía unas 250.000 toneladas de limones al exterior -de una producción total cercana a 1,5 millones de toneladas- lo que representa ingresos por $400 millones.

El acuerdo para el reingreso de limones argentinos a EUA se había acordado originalmente a finales de 2016 entre el gobierno argentino y la administración de Barack Obama.

Pero al asumir Trump en enero pasado, recomendó al USDA emitir una medida cautelar para suspender ese convenio, en medio de iniciativas para proteger el trabajo y la industria local.

La medida, impuesta por 30 días, se extendió otros 30 días más.

No obstante, tras el encuentro entre los mandatarios el pasado 27 de abril, se anunció finalmente que los limones argentinos podrán volver a Estados Unidos cuando venza la última cautelar el próximo 26 de mayo.

Hombre recolecta limones.