México es refugio para migrantes salvadoreños y hondureños ante amenazas de Trump

Las solicitudes de asilo han tenido un incremento del 150% tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Un total de 5,241 migrantes han iniciado este trámite de noviembre de 2016 a marzo de este año, más del doble que en el mismo periodo de 2015 y 2016,  un incremento del 150 %, cabe mencionar que la mayoría de migrantes son salvadoreños y hondureños.

Cinthia Pérez, directora de vinculación institucional de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado, COMAR, dijo ayer que «la perspectiva que puedan tener las personas frente a un cambio de política necesariamente impacta en la conciencia de todos».

La directora se refiere a la política migratoria que ha defendido Trump desde su llegada a la Casa Blanca  en enero, el aumento de autoridades de migración  en las zonas fronterizas, la imposibilidad de que los solicitantes en Estados Unidos esperen la resolución en libertad y el famoso muro en el límite con el país vecino.

En los primeros meses de gobierno de Trump, la cifra de deportaciones ha caído, pero esto no es limitante para alcanzar el objetivo de los migrantes, porque se podría provocar un cambio en la ruta migratoria al sur-norte.

Los centroamericanos son los más afectados en este problema, debido a ser nativos de países  violentos  y con escasez de oportunidades  laborales, Honduras y El Salvador tienen el mayor número de deportaciones y mayor registro de solicitudes de refugio.

El 91.6% de las peticiones de asilo fueron específicamente de salvadoreños, hondureños y guatemaltecos, debido al nivel de violencia que existe en estos países, las personas optan por salir de su lugar de origen y buscar nuevos horizontes.

Según las cifras de la Secretaría de Gobernación, el número de solicitudes de asilo en México creció de 1.296 en 2013 a 8.781 en 2016. El total de esos años fue de 15.638, de las que se aceptaron solamente una cantidad de  4.561.

Para este año, según la predicción de la COMAR es que el número de peticiones ascienda a 22.000, ya que México detiene al día 522 migrantes de los diferentes países de Latinoamérica.

Las organizaciones que defienden los derechos de los migrantes en México admitieron en un informe presentado en marzo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que la actitud del Gobierno ante los solicitantes de asilo ha mejorado.

También la agencia de la ONU  para los refugiados ACNUR y la COMAR  brindaron  su apoyo a los  refugiados, al  implementar  un programa que autoriza la salida de los solicitantes de asilo de los centros de detención.

Este programa consiste en que los deportados ya no tienen que esperar encerrados a que resuelvan su petición, sino que tienen la libertad de salir y esperar la resolución de las autoridades.