Corea del Norte advierte de ataque preventivo «superpoderoso» a Estados Unidos

Corea del Norte advierte a Estados Unidos de un "ataque preventivo superpoderoso".

Medios estatales de Corea del Norte advirtieron a Estados Unidos de un «ataque preventivo superpoderoso» luego de que el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que Washington estaba considerando maneras para presionar a Pyongyang sobre su programa nuclear.

De ahí, que un poderoso ataque preventivo de Corea del Norte sea capaz de reducir a cenizas a Estados Unidos, fue  afirmado en el periódico oficial del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte.

«En caso de que lancemos un superpoderoso ataque preventivo, este inmediatamente y por completo borrará no solo las fuerzas de invasión de los imperialistas de EE.UU. en Corea del Sur y en zonas aledañas, sino que también reducirá el territorio continental estadounidense a cenizas», señaló el medio citado por Reuters.

Y es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha adoptado una línea dura frente al líder norcoreano, Kim Jong Un, que ha rechazado las advertencias de su único aliado importante, China, y ha seguido adelante con sus programas nuclear y de misiles en un desafío a sanciones de Naciones Unidas.

«En el caso de que nuestro ataque preventivo superpoderoso sea lanzado, aniquilará de manera total e inmediata a las fuerzas de invasión no sólo del imperialismo yanqui en Corea del Sur y sus alrededores, sino también en la parte continental de Estados Unidos y las reducirá a cenizas», publicó Rodong Sinmun, el periódico oficial del gobernante Partido de los Trabajadores.

Tillerson, en tanto, anticipó más medidas. «Estamos revisando el estatus de Corea del Norte, tanto en términos de patrocinio estatal del terrorismo, así como otras formas en las que podamos ejercer presión sobre el régimen de Pyongyang para que vuelva a interactuar con nosotros, pero sobre una base distinta a las negociaciones previas», dijo en Washington el miércoles a periodistas.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, en un recorrido por países asiáticos aliados, ha dicho en repetidas ocasiones que la «era de la paciencia estratégica» con Corea del Norte ha terminado.

Corea del Norte y Corea del Sur están aún técnicamente en guerra debido a que el conflicto de 1950-53 terminó en un armisticio y no en un tratado de paz.

El presidente interino de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, instó reiteradamente en una reunión con altos funcionarios a que los militares y el Ministerio de Seguridad se mantengan vigilantes.