United Airlines pierde hasta el 4% de su valor bursátil por escándalo ‘de overbooking’

United Airlines rectifica en un intento a la desesperada por contener más daños a su imagen, después de que la compañía echara de manera violenta a un hombre que se negaba a abandonar un avión por overbooking. El consejero delegado, Óscar Muñoz, anunció en una nota de disculpa que se van a revisar todos los procedimientos internos para evitar una situación similar.

Se trata de la tercera nota que emite la compañía en 24 horas. En la primera pidió disculpas por el incidente, pero no por el pasajero que fue sacado ensangrentado de la aeronave sino por el hecho de que se hubieran vendido más billetes que plazas disponibles en el vuelo. Se explicó entonces, además, que esos asientos los necesitaban para que cuatro empleados de su socia Republic Airlines pudieran ir a Louisville a coger otro avión

Las críticas contra la actuación de la compañía y la reacción de la dirección subieron de tono este martes, después de que el propio Muñoz enviara una nota interna a los empleados explicando que la expulsión forzosa del pasajero se debió a que actuó de una manera “beligerante”. Cuando a un pasajero se niega a desembarcar, añadió, “se hace necesario contactar” a los servicios de seguridad del aeropuerto. Uno de los agentes está apartado de sus funciones.

El Departamento de Aviación de Chicago ya admitió que el agente actuó siguiendo los procedimientos, y desde United Airlines se insistió en que se siguieron las reglas. La industria de la aviación comercial es un sector muy regulado y se guía por las directrices que marca el Departamento de Transporte. Las compañías, sin embargo, tienen algo de margen al aplicar las reglas.

Muñoz califica ahora lo sucedió de “horrible” y se compromete a “solucionarlo”. “Me disculpo profundamente por lo sucedido”, se lee en la nota, “quiero que sepan que asumimos la plena responsabilidad y que trabajaremos para mejorar”. Esta vez también tiene palabras para el cliente que protagonizó el altercado y a todos los pasajeros que estaban a bordo del avión. “Nadie debe ser tratado nunca de esta manera”, admite.

Dado este incidente la aerolínea cayó en Wall Street, lo cual le traerá muy duras consecuencias.