Mujer es privada de libertad, violada y amenazada de ser desmembrada y enterrada en una fosa en Usulután. Los violadores ahora están tras las rejas

De 41 a 38 años de prisión fueron condenados cuatro miembros de estructuras criminales tras encontrarse culpables de los delitos de Feminicidio Agravado, Violación Agravada y Privacidad de Libertad, en perjuicio de una mujer, informó la Fiscalía General de la República, (FGR).

De acuerdo al Ministerio Público, los integrantes de una estructura terrorista privaron de libertad a la víctima en horas de la noche del 14 de abril de 2018, en un bar y restaurante, ubicado sobre la carretera El Litoral, a la altura del desvío a San Rafael Oriente, del cantón El Paraisal del municipio de Concepción Batres, en el departamento de Usulután.

La Víctima con clave «Abril» relató que cinco terroristas la privaron de libertad y la trasladaron hasta San Miguel, donde la violaron y amenazaron que la desmembrarían y que su cuerpo sería enterrado en una fosa clandestina.

Después de cometidas las violaciones, la mujer fue trasladada hasta un área rural de Usulután, donde llegaron otros sujetos, que también abusaron sexualmente.

Relató que quienes la privaron de libertad llevaron piochas, corvos y palas para matarla y enterrarla.

No obstante, cuando se disponían a asesinarla le golpearon en el rostro y desnudaron así como le colocaron una camisa y saco en el rostro. Momentos que aprovecho para pedir auxilio.

Fue en esos momentos que se aproximó un vehículo policial y por ello los delincuentes escaparon del lugar, lo que permitió que fuera rescatada con vida.

De ahí que Héctor Antonio Amaya Hernández y Daniel Armando Montoya Palacios, fueron sentenciados a 41 años de prisión, por los delitos de Feminicidio Agravado Tentado, Violación Agravada y Privación de Libertad, según la Fiscal del caso de la Unidad de Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer de la Oficina de Usulután.

Mientras, que Carlos Arturo Márquez Guzmán y Carlos Humberto Argueta Chávez, purgarán una pena de cárcel de 38 años, por haber sido declarados responsables de Feminicidio Agravado Tentado y Violación Agravada.

La sentencia fue impuesta por el Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres de San Miguel, después que la representación Fiscal con diferentes pruebas demostró la existencia de los delitos y la participación de los incriminados.