Auditoria de la PDDH revela graves ilegalidades en el Centro de Intervenciones a las comunicaciones Telefónicas de la FGR

La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDDH) hizo pública una auditoria realizada al Centro de Intervenciones a las Comunicaciones Telefónicas de la FGR, la cual reveló graves irregularidades en las escuchas telefónicas realizadas por el Ministerio Público.

El informe revela el director del Centro de Escuchas, Lic. Froilan Coto, habría interferido y escondido la información requerida por la Procuradora Raquel Caballero de Guevara, pero aún así se logró certificar que de 61 expedientes solo dio acceso a 41 de ellos y estos tienen graves ilegalidades.

De igual forma, de los 61 expedientes auditados solo 2 cumplen con la Ley Especial para la Intervención de las Telecomunicaciones (LEIT) según detalla la auditoría.

De acuerdo con una fuente que era fiscal adscrita al Centro (quien pidió reserva por miedo a su integridad), al igual que Will Walter Ruiz, quien fue separado de la unidad por ordenes del ex Fiscal Luis Martínez por no pasar la prueba del polígrafo, existían graves denuncias en su contra y que dicho Centro se prestaban para diferentes ilícitos, los cuales fueron comprobados por la PDDH.

El propio director confirmó ante el Juez 5 de Paz, que el era el único que tomaba las decisiones y él decidió no informar al fiscal Martínez y él, tenía control total del Centro.

La fuente también reveló algunos nombres de las personas intervenidas sin ninguna orden judicial, simplemente con ordenes verbales del director del Centro.

Algunos de ellos, fueron: Norman Quijano;  Herbert Saca;  José Roberto Dutriz;  Mario Salaverría;  Juan Wright; Jose Luis Merino; Medardo González; Manuel (Memo) Rodríguez;  Francisco ( Chico ) Merino;  Adolfo Salume;  Norma Guevara;  Milena Mayorga;  Gustavo Escalante;  Howard Coto;  Edwin Baños; Mauricio Interiano;  Ernesto López, Magistrado López Jerez.; Roberto Murray Meza.

Recuerda el expediente 51-UEIT- 2016 en el cual el director puso especial interés pues eran comunicaciones de unos homicidios que se le reportaron al director de la PNC y pidió que se sacaran copias para hacerlas llegar a varias personas.

El libro de ingresos y entradas al Centro se ordenó destruir porque hay un control muy estricto de los Jueces quienes ingresan o no ingresan al Centro y al no re elegir a Douglas Meléndez como Fiscal General  se ordenó que estos  fueran destruidos al igual que muchos expedientes más.

Pero sabe ella que existen todas esas  evidencias en el Servidor No. 3 el cual nadie tiene acceso a el . entiende que es controlado por un organismo internacional quien donó los equipos sofisticados, y todo queda registrado sin que se pueda  poder destruir ni modificar nada.Hay mucha mas información que saldría a la luz si se hace una correcta y completa auditoria como lo ordena la ley, termina diciendo nuestra fuente.