Estudiantes del colegio Highlands son expulsados por dar paliza a uno de sus compañeros

La gente aún no sale del asombro, porque ese hecho ocurrió en un centro de estudio de primer nivel, donde se inculcan valores religiosos y sobre todo, que se localizan en una zona exclusiva y donde asisten niños, como también jóvenes de familias de clase acomodadas.

Dos estudiantes del colegio Highlands dieron una paliza a uno de sus compañeros de estudio el pasado 8 de mayo y lo enviaron inconsciente a un hospital de esta capital, de donde recibió el alta tres días después bajo un riguroso régimen médico, por las graves lesiones que recibió en la cabeza.

La gente aún no sale del asombro, porque ese hecho ocurrió en un centro de estudio de primer nivel, donde se inculcan valores religiosos y sobre todo, que se localizan en una zona exclusiva y donde asisten niños, como también jóvenes de familias de clase acomodadas.

El hecho fue denunciado por medio de la red social Facebook, donde se detalla que dos de los estudiantes propinaron la paliza al estudiante hasta dejarlo inconsciente, “el alumno fue llevado a un hospital y le dieron el alta hasta el viernes”.

 Se detalla que el agredido “tiene fractura craneal, roto el tabique nasal y desprendimiento de la corteza cerebral del cráneo”.

Conocedores sobre el caso, ubican al principal agresor como estudiante de primer año de bachillerato y con antecedentes de violencia desde que cursaba octavo grado. Los hechos habrían quedado registrados en el sistema de video vigilancia y se cree que son tres los involucrados.

Jóvenes con antecedentes violentos

El principal agresor es un joven que tiene antecedentes de violencia, al punto que anteriormente fue expulsado de otro colegio bilingüe por hechos similares. Incluso refirió que en una ocasión se fue a los golpes con otro estudiante durante un partido de fútbol sin que recibiera algún tipo de castigo por parte de las autoridades estudiantiles.

En Facebook también se pueden leer otras referencias a los alumnos. Una de las personas asegura que la víctima también es un alumno problemático, quien también ha sido expulsado anteriormente por problemas de conducta.

Se dijo que los agresores han sido expulsados del colegio.

Por su parte el guía espiritual padre Dennis Doren Lahr, dijo que las autoridades del colegio atienden el caso con todos los involucrados a fin de resolver la situación y que en especial los acompañan con sus oraciones a fin de que la situación se viva de forma cristiana.