Empresario Enrique Rais celebra decisión judicial que pone al descubierto falsas acusaciones de canadienses

Ahora los canadienses que falsificaron pruebas contra Enrique Rais van a juicio

El Juez Décimo Primero de Paz de San Salvador, en su resolución del pasado 12 de febrero del corriente año (08-RQ-Q-18-4), ordenó  que pasaran a la etapa de instrucción Penal  los ciudadanos canadienses  Matteo Pasquale y  Franco Pacetti, por el delito de  acusación  calumniosa en perjuicio  del empresario Enrique Rais.

Los canadienses Pasquale y Pacetti, vinculados por la Real Policía Montada de Canadá al crimen organizado, habían denunciado a través de su apoderado, a Rais,  por los delitos de Falsedad Documental Agravada y Falsedad Ideológica, esta falsa denuncia fue desenmascarada y sobreseída definitivamente y se encuentra firme la sentencia; muy por el contrario, los abogados de Rais contra demandaron  a los Canadienses por el Delito de Denuncia o Acusación Calumniosa.

La Fiscalía queriendo favorecer a los Canadienses intentó decir que Rais utilizando su relación de amistad con el ex Fiscal Luis Martínez y que formuló falsas denuncias contra los canadienses y fue así que inexplicablemente la FGR pidió al Juez un sobreseimiento definitivo para los Canadienses, el Juez no se dejó sorprender y mandó a instrucción formal a Matteo Pasquale y Franco Pacetti por el Delito de Denuncia o Acusación Calumniosa.

El  juez del caso ordenó la cita de los imputados para que comparecieran al tribunal a ejercer su defensa técnica y hacerles saber sus derechos pero estos ignoraron la orden del juez.  Contra Matteo Pasquale y Franco Pacetti existen órdenes de captura y son prófugos de la justicia; sin embargo y a pesar de las contundentes pruebas  de los querellantes, el fiscal auxiliar Atilio Efraín Santín Alvarado, en  representación del Fiscal General de la República, Douglas Meléndez,  pidió al juez nuevamente que sobreseyera  definitivamente a los canadienses.

Con la resolución  del pasado 12 de febrero, el Juez no solo denegó el sobreseimiento sino que ordenó  que estos sigan siendo procesados por el delito de Denuncia o Acusación Calumniosa en perjuicio de la Administración de Justicia y subsidiariamente del señor Enrique Rais.

Esta resolución  del Juez Décimo Primero de Paz de San Salvador le da un giro  importantísimo al llamado caso Rais-Martínez por cuanto viene a confirmar que no es cierto que Rais “manipulará» con el ex fiscal Martínez el caso contra los canadienses Pasquale y Pacetti como lo afirma la FGR en su requerimiento contra el empresario y otras once personas.

También ha quedado demostrado el «interés» de la Fiscalía por proteger a los canadienses y que por el contrario, el proceso que según dice Rais, «le montaron», fue por encargo de Matteo Pasquale y Franco Pacetti. Así mismo, los abogados de Rais aseguran que su mandante ha manifestado su extrañeza de que la FGR procediera a atribuirle los delitos de Falsedad Documental y Falsedad Ideológica cuando con solo la vista de autos, el juez concluyó en que se trataba de un delito imposible dado que estas figuras no encajan  en un particular que no es ni abogado ni Notario.  Cosas veredes Sancho amigo.

En virtud de haber quedado al descubierto dicha trama, la Fiscalía General de la República  presentó el requerimiento respectivo, contra el abogado Mario Calderón Castillo y contra los canadienses Matteo Pasquale y Franco Pacetti, el primero por el delito de Falsedad Documental Agravada y los segundos por el delito de Falsedad Ideológica. Posteriormente e Inexplicablemente, y a pesar de la prueba existente, la  FGR solicitó  nuevamente un sobreseimiento definitivo para los imputados

Con esta relación de hechos y con la obtención y uso ilícito de medios probatorios, como lo es el uso de las escuchas telefónicas en que está fundamentado el caso Rais-Martínez, queda demostrado también, que sigue siendo válido el argumento conocido como «el fruto del árbol envenenado», de que lo que está podrido en un principio sigue podrido hasta el final y no se requiere del Art. 23 para sobreseer, pues nunca se solicitó autorización ante ningún Juez para intervenir las comunicaciones, por lo tanto todo es nulo desde su origen.

En la opinión de los abogados del señor Rais, cualquier país del mundo en el que se respete el debido proceso, donde los tribunales ejercen el control difuso de la Constitución, un juez no espera un año siete meses para resolver lo que está a la vista tal como lo hizo el juez décimo primero al declarar que a Enrique Rais se le atribuyeron desde un inicio delitos que jamás pudo cometer.

La resolución del Juzgado Décimo Primero de Paz de San Salvador, es clara como el agua: los canadienses Pasquale y Pacetti, así como sus testaferros, están mintiendo desde un comienzo.

 Enrique Rais 

representado por los abogados defensores José David Campos Ventura y Rafael Hernán Contreras Saravia