Nery Juárez intenta por segunda vez estafar a una empresa constructora por 700 mil dólares

Nery Juárez Gómez ha tenido una vida entre embargos, cheques sin fondos y estafa. Luego de haber adquirido una vivienda apenas pagando solo una prima de $705, y no haber cancelado ninguna mensualidad en un año como lo establece el contrato, ahora por segunda vez intenta que la compañía constructora la indemnice por más de 700 mil dólares por supuestos daños.

Al estilo de Hollywood, los salvadoreños Nery Griselda Juárez Gómez y José Francisco Paz López han emprendido por segunda ocasión lograr “La Gran Estafa” a una empresa constructora de inversión nacional.

La osadía de la pareja es conseguir más de 700 mil dólares por medio del sistema de justicia acusando a la empresa de haberles entregado una vivienda dañada. Otra prueba más para los jueces salvadoreños.

Para conseguirlo, la pareja ha demandado por segunda vez a los representantes legales de la empresa.

Demandante tiene una vida entre embargos, cheques sin fondos y estafas

No es la primera vez que Nery Juárez Gómez pone un pie en los tribunales. El problema es que su récord crediticio está manchado por las reiteradas faltas de pago de los bienes que adquiere.

En el Diario Oficial No. 56 tomo 398, de 2013, consta que el Banco Citibank (hoy Cuscatlán) embargó una vivienda a Nery Griselda Juárez por una deuda de 17 mil 389.38 dólares, por la falta de pago de las cuotas mensuales establecidas en el contrato legal de la adquisición de dicha vivienda, ubicada en ciudad Versalles.

El banco tuvo que hacer una subasta pública de la vivienda, para recuperar el crédito otorgado a Nery Juárez.

Años después, Nery Juárez Gómez, junto con su pareja José Francisco Paz López, adquirieron un nuevo crédito hipotecario por 86 mil dólares en un novedoso proyecto de viviendas.

Esta vez, la pareja entregó una prima de 705 dólares. Sin embargo, luego de un año de habitar el inmueble, no canceló ninguna cuota mensual como había firmado en el contrato. Ante las gestiones de cobro para que cancelara la deuda, la pareja recurrió a entregar un cheque por la cantidad de 1,621 dólares emitido por Señaliza S.A. de C.V. de quien es representante legal el mismo José Francisco Paz López.

Al ser cobrado el cheque en el sistema bancario, resultó que no poseía fondos.

Ante esta situación de impago y luego de haber girado un cheque sin fondos, Nery Juárez Gómez y José Francisco Paz López decidieron devolver la casa, sin pagar ninguno de los meses que adeudaban. Para lo cual, el mismo Paz López firmó un documento que avalaba la devolución legal y oficial de la misma, y al retiro de los bienes muebles, el cual fue efectuado por la misma pareja.

En el documento legal queda claro que Juárez y Paz López devolvieron la vivienda ante la mora de cuotas por casi un año. Incluso, autorizaron a la empresa a retirar los bienes muebles en estado de abandono. A pesar de eso, la empresa constructora decidió esperar que fuera la misma pareja que sacara sus pertenencias. Y así fue.

La pretensión de estafa por 700 mil dólares

La pareja emprendió desde hace más de un año estafar a la empresa constructora con la cantidad de 700 mil dólares. A pesar de todos los documentos legales y las pruebas en contra de la pareja, curiosamente, algunas instituciones del Estado les prestaron atención.

Uno de los ejecutivos acusados, Roberto Menjívar, no se quedó de brazos cruzados al ver la estafa que la pareja pretende lograr por medio del sistema de justicia. Menjívar acudió a la Fiscalía General de la República (FGR), y puso un aviso penal en contra de la pareja y otras personas que estén o salgan involucradas en lo que él llama “una gran estafa hacia la empresa”. La fiscalía aún no ha dicho si ha iniciado la investigación luego de esta denuncia de estafa.

Menjívar aseguró que los denunció por fraude procesal y falsedad ideológica, con base en los artículos 306 y 284 del Código Procesal Penal, en el que detalla que han sido fabricadas pruebas en contra de él y cinco personas más.

“Cómo es posible que una persona o una pareja pretenda estafar a nuestra empresa por 700 mil dólares, cuando solo pagó una prima de 705 dólares, no canceló ninguna de las mensualidades por casi un año, y para colmo emitió un cheque sin fondos”, cuestionó Menjívar.

No solo eso, explica el ejecutivo, sino que además han presentado “testigos falsos” para lograr su cometido. “Pareciera que hay alguien más atrás de esta pareja, un patrocinador con intereses muy especiales en perjudicar a la empresa”, considera Menjívar.

El sistema de justicia salvadoreño se pone aprueba por segunda vez ante lo que se considera “La Gran Estafa” en contra de inversionistas locales.

 

6 Comments

  1. Siempre hay personas que se quieren lucrar de cualquier situación, que se presente…tengo parientes y amigos cercanos que viven en Metropolí San Gabriel y nunca se han quejado de la estadía en sus viviendas, al contrario, siempre han mencionado que es lugar seguro vivir, los he visitado y el proyecto parece estar en otro país….Dios sea el intermediario para poder resolver este escándalo….

    Aura Flores

  2. que mal sería! que gente que intente estas cosas usando la ley las logre, sería un mal precedente!!!… tienen que evaluar todo! tienen que considerar las versiones y pruebas completas como esta!

Comentarios cerrados.