Arzobispado de Rosario prohíbe que Messi y Antonela se casen por la iglesia en un casino

Este día será la boda civil de Lionel Messi y Antonela Roccuzzo.

El Arzobispado de Rosario no dio la autorización para que el astro argentino y máxima estrella del Barcelona Lionel Messi y su amada Antonela Roccuzzo se casen por la iglesia. Lio y Antonela pretendían armar una capilla en el Complejo del Casino City Center, ubicado en el extremo sur de la ciudad, sin embargo, las autoridades eclesiásticas no lo autorizaron, según fuentes locales, y tampoco lo harán en la Catedral de Rosario por razones de seguridad.

El medio As.com cita fuentes de la iglesia de Rosario, quienes afirman que «Messi y Antonela Roccuzzo pidieron un turno para casarse hoy en la Catedral, situada en Buenos Aires y Córdoba, a un par de cuadras del Monumento Nacional a la Bandera, en el microcentro rosarino, un lugar en el que finalmente los novios y sus familias desistieron de hacer la ceremonia religiosa por cuestiones de seguridad».

Además, la pareja solicitó a la iglesia el permiso de casarse en una capilla que podrían improvisar en el complejo del Casino City Center, en donde esta tarde un juez los casará por lo civil. Sin embargo, no fueron autorizados porque  «la jerarquía está muy reacia a autorizar ceremonias fuera de las parroquias, iglesias, templos, capillas y otro ámbito religioso, sobre todo en un sacramento como el del matrimonio», reveló un vocero del círculo íntimo del arzobispo rosarino, Eduardo Martín.

Te puede interesar: Los invitados y los que no irán a la boda de Messi

Además, el Arzobispado afirmó que «lo de la capilla en un casino fue rechazado por una cuestión histórica, siempre hay mucha resistencia de la Iglesia al juego y mucho más en un caso de tanta exposición mediática».

La opción más viable es que se casaran en la iglesia más cercana al Casino City Center, que es la Parroquia San Martín de Porres, situada en la esquina de Cabildo y Buenos Aires, en el barrio de La Carne, del extremo sur rosarino, un lugar que habría sufrido similares condiciones de inseguridad por las que descartaron casarse en la céntrica Catedral.

La iglesia rosarina se ha opuesto durante muchos años con la instalación de un casino en la ciudad de Rosario y ese fue el principal motivo por el cual el Arzobispado no autorizó a los novios a realizar la boda religiosa en una capilla improvisada en el Complejo City Center.

El propio juez que les casará, Gonzalo Carrillo Herrera, afirmó que «es un orgullo, tanto como santafesino como rosarino, poder casar a estos personajes».