La vida en Real Madrid sin ¿Cristiano Ronaldo?, Florentino le da la bendición

Cristiano quiere irse y Florentino lo bendice.

¿La vida sin Cristiano Ronaldo en Real Madrid? En la casa madridista hay una estructura formada de una manera sólida que mezcla jugadores consagrados de primera fila (Modric, Benzema, Ramos, Kroos, Marcelo) con talentos jóvenes que ya han respondido, aunque algunas veces de forma intermitente como lo hacía Guti (Isco, Asensio, Lucas Vázquez) en la que encajar una nueva gran pieza tampoco tendría por qué suponer un problema, pero quién, cuando Gareth Bale no carbura siempre y sus lesiones lo mantienen lejos de la cancha como le pasaba a Arjen Robben.

¿Quién es el nuevo CR7 o el nuevo Messi?, por ahora a ese nivel no se ve nadie, y peor aún, los que hemos disfrutado de esta competencia astral entre estas dos figuras por muchos años no la veremos de nuevo, porque si solo uno hubiese existido, de ellos dos, el nivel no hubiera sido el mismo. Pero el presidente de los merengues ha dado luz de darle la bendición… para que pase por la puerta abierta, mientras los seguidores de CR7 ya se movilizan en España y en ‘Change.org’, una plataforma de peticiones por internet de carácter cívico, reformista, social y en general reivindicativo del cumplimiento de los derechos humanos,  se le ha solicitado al Gobierno de España que perdone la deuda del fraude fiscal del crack portugués.

El liderazgo de Cristiano Ronaldo daba siempre una fotografía final muy distinta de lo que sería el equipo sin él, sin el hombre gol que ha marcado un promedio de más de un gol por partido, y hablamos de casi 400 partidos, una gran historia en la casa blanca.

En medio de la recesión de los nueves de área, Cristiano Ronaldo ha reivindicado esa figura con su metamorfosis, que lo ha llevado dejar un poco la banda izquierda y situarse en el área. “Antes llegaba al área y ahora está ahí porque sus condiciones físicas, su juego aéreo y la pegada de sus dos piernas se lo permiten”, señala el entrenador de Las Palmas Quique Setién.

El gol ha sido el gran valor de Cristiano ya sea partiendo desde la izquierda o como el depredador de área en el que se ha convertido. Su aluvión goleador: 406 tantos en 394 partidos. El promedio de más de un gol por encuentro es demoledor, una garantía cuantificable para tratar de prolongar la hegemonía que ha concedido al equipo tres Copas de Europa en los últimos cuatro años, y competirle al Barcelona todos estos años.

¿Es hora de dejarlo ir, de forma fea, sin apoyarle con su problema fiscal?, bueno no sería raro en la casa merengue que ha vilipendiado a jugadores de la talla del Angel de Madrid, Rául González, el 7 anterior, entre otros.

Hasta ahora, este ha sido el Madrid de Cristiano. Desde su llegada en 2009 ha encarnado la gran virtud del equipo en los últimos años: la pegada. Su salida obligaría a una reconfiguración o a un replanteamiento táctico en un momento en el que el mercado internacional tampoco cuenta con muchos jugadores capaces de garantizar sus números.

¿Se aburrió ya Florentino de consentirle todo?, ¿ya logró tres copas europeas con Cr7 y es momento de dejarlo ir?

La información convenientemente filtrada por el entorno del jugador en Portugal, quizás con la esperanza de que Florentino se atemorizara, reaccionase y le ofreciera un nuevo contrato, no dio el fruto esperado, al menos fuera de grabación. Lo sorprendente del caso es que el presidente del Madrid ha contestado a dardo de CR7 con una apuesta superior: si quieres irte, te abro la puerta.

La primera respuesta del presidente del Real Madrid, off the record y traducida por sus periodistas de cabecera, nos recuerda que los dos personajes nunca se han soportado, a pesar de que habían logrado un matrimonio de conveniencia suficientemente estable para ir atajando las crisis que se iban produciendo.

La prueba de que Florentino va en serio es que ayer, a una velocidad de vértigo, desde Madrid se hacían encuestas para ver cuál es su precio ideal de venta, y se repetía como una letanía aquel tópico de que “nadie está por encima del Real Madrid”. Es decir, Cristiano quiere irse y Florentino lo bendice.

En cualquier club del mundo vender la estrella del equipo, Balón de Oro de este año y del año que viene y pieza clave para conquistar el doblete, provocaría un estallido social de consecuencias incalculables. Pero el Real Madrid funciona con la precisión de las oligarquías: el que se mueve, no sale en la foto. Ayer ya empezamos a ver cómo los mismos que se han pasado años propagando a los cuatro vientos el madridismo de Cristiano daban el volantazo esperado a velocidad de vértigo y cerraban filas con el presidente. El hecho es que el jugador portugués ha ofrecido estos años un rendimiento inigualable pero se ha comportado siempre como un mercenario de lujo, sin disimular que su equipo de verdad se llama Cristiano FC.

Veremos…