Lebron James, ¿distraído por ataque racista a su casa?

El miércoles denunció que su casa de Los Ángeles fue manchada una frase ofensiva para los afroamericanos.

Lebron James (derecha) junto a Kevin Durant, en el primer juego de las finales de la NBA.

La contundente derrota de Cleveland Cavaliers ante Golden State Warriors en el primer juego de la final de la liga de baloncesto estadounidense (NBA) no tiene excusas para el equipo de Lebron James.

Sin embargo, ha trascendido que “el Rey” James tenía todavía en su cabeza el ataque racista ocurrido en su casa de Los Ángeles el miércoles.

Pese a sus 28 puntos, 15 rebotes y ocho asistentes, James no pudo motivar al resto de sus compañeros para evitar caer 113-91 ante los californianos.

El astro denunció el miércoles que la entrada de su casa de Brentwood, Los Ángeles, fue vandalizada con una pintada con grafiti, con la palabra  “N”, en alusión a “nigger”, un término despectivo para referirse a la raza negra.

“No importa cuánto dinero tengas, no importa qué tan famoso eres, no importa cuánta gente te admire, ser negó en Estados Unidos es duro”, aseguró el oriundo de Akron, Ohio.

“Tenemos un largo que recorrer como sociedad y para nosotros como afroamericanos, hasta que sintamos igualdad en Estados Unidos. Pero mi familia está bien y eso es lo importante”, agregó.

Luego de la derrota del jueves, James aseguró que tienen un par de días para analizar lo que Kevin Durant, Stephen Curry y el resto de los Warriors hicieron bien, así como para corregir sus propios errores.

El segundo juego de la serie se disputará este domingo, a las 6:00 p.m., hora de El Salvador. La final de la NBA está siendo transmitida por ESPN Latinoamérica, disponible en los sistemas de cable de Claro y Tigo.