Copa del Rey, poco consuelo para el Barcelona

En una temporada en la que aspiraba a todo, se queda con un título considerado menor.

Andrés Iniesta levanta el trofeo de la Copa del Rey.

El Barcelona derrotó este sábado 3-1 al Alavés y se coronó campeón de la Copa del Rey, cerrando una temporada en la que aspiraban a todo pero que fue su máximo rival, el Real Madrid, el que se quedó con la Liga española y aspira al título de la Liga de Campeones de Europa.

En el césped del estadio Vicente Calderón, el Alavés dio la batalla hasta antes de terminar el primer tiempo, pero fue el equipo azulgrana el que encarriló el destino del trofeo con goles antes del descanso con goles de Lionel Messi, Neymar y Paco Alcácer.

Muy temprano en el partido, al minuto 10, el equipo catalán tuvo que hacer su primer cambio. El argentino Javier Mascherano disputó un balón aéreo con Marcos Llorente y sacó la peor parte. Tuvo que ser sustituido y dar paso al portugués André Gomes.

El equipo dirigido por el argentino Mauricio Pellegrino entró sin complejos, pese a la jerarquía del rival, que alineó a Andrés Iniesta en el mediocampo para ayudar a la creación de juego y alimentar a Messi y al brasileño Neymar.

La primera ocasión clara de gol la tuvo el Alavés cuando un disparo fuerte fue rechazado por el portero Marc Andre Ter Stegen y el balón recorrió la línea de gol, pero no encontró ningún botín del conjunto azul y blanco.

El Barcelona abrió el marcador al minuto 30 con un toque fino, muy a su estilo, luego de una jugada de pared con Neymar.

Pero no pasó mucho tiempo para que el Alavés lograra el 1-1. Al minuto 33 Theo Hernández ejecutó de zurda un tiro libre que se coló en el ángulo de la meta defendida por Ter Stegen.

Al minuto 44, Neymar solo tuvo que empujar casi en la línea de meta un centro desde la derecha, mientras algunos defensores del Alavés pedían fuera de juego.

En medio del desconcierto y cuando se jugaba tiempo de reposición, Paco Alcácer puso el 3-1 para el Barcelona. Enseguida el árbitro Clos Gómez pitó para el descanso.

Ya en el segundo tiempo, el juego fue más trabado, pero el equipo de Pellegrino no bajó los brazos en busca de acortar las distancias.

Sin embargo, el gol no llegó y el Barcelona se quedó con un título que se vuelve incómodo, tomando en cuenta los silbidos de su afición al himno de España siempre que se disputa esa competición.

Fue la despedida del técnico Luis Enrique, que se va del Barcelona y da paso al relevo, seguramente por parte de Ernesto Valverde, y la urgente renovación para intentar que en la próxima temporada el odiado Real Madrid se siga llenando de gloria.