Publican primer libro de Mauricio Vallejo Marroquín

El libro “Cosita linda que sos” ha sido editado por su hijo, el también escritor Mauricio Vallejo Márquez.

Tras 38 años, los versos de un joven enamorado y comprometido políticamente ven la luz en una publicación: “Cosita linda que sos”, poemas de Mauricio Vallejo padre, que han sido editados por su hijo, el también escritor, Mauricio Vallejo Márquez.

Se trata de una antología a la que, además del trabajo de nueve poemas que da título a la publicación, se suman otros cinco del año 1980, escritos a solo meses de la desaparición del autor, ocurrida durante los años de conflicto (el 4 de julio de 1981) a la salida de una universidad en Antiguo Cuscatlán.

El poemario “Cosita linda que sos”, está dedicado a su esposa Patricia Márquez, madre de su único hijo, quien recuerda haberse propuesto la publicación apenas a sus seis años: “Todos los niños del aula hablaban de su papá (…) Yo esperaba en silencio, cuando llegó mi turno de hablar. Mi papá es escritor, dije. ‘Oh’, exclamaron unos. Otros se miraron entre ellos para después escuchar a uno, que no recuerdo el nombre, hacer aquella terrible pregunta: ‘¿Cuáles libros tiene?’ Me quedé mudo”.

Durante estos 38 años, la familia guardó como tesoro los escritos de Vallejo Marroquín (1957-1981), algunos de los cuales aparecieron en periódicos y revistas de la época (entre 1976 y 1981), y se preocupó, especialmente a través del constante esfuerzo de Vallejo Márquez, por preservar su memoria.

Algunos ubican a Vallejo como parte de la generación de la Cebolla Púrpura, junto a Jaime Suárez Quemain, pero su hijo habla de la “Generación olvidada”, en referencia a un grupo de poetas que murieron durante el conflicto y que escribían en estilos y temas similares, como Delfina Góchez, Lil Milagro Ramírez, Alfonso Hernández, Rigoberto Góngora, Nelson Brizuela y los dos mencionados.

Foto familiar de Mauricio Vallejo Marroquín.

“Tuve que afrontar el muro de muchos que me decían que no debía de continuar y que lo dejara en el olvido. Sin embargo, hay algo en mis genes que me hace testarudo. Confieso que en algún momento desistí del esfuerzo. Bregar contra la corriente no es fácil, sobre todo cuando no se tienen los recursos”, comenta Vallejo Márquez, quien impulsa y dirige un esfuerzo editorial llamado La Fragua.

Esa experiencia editorial es la que está detrás de la publicación de su padre, que se convierte en un homenaje a su memoria, en una ofrenda de un hijo hacia su padre fallecido.

“No puedo hablar mucho de él, presentar a ese individuo que me procreo junto a mi madre, con ese maravilloso amor de juventud y esperanza. Sencillamente porque no lo conocí. Si compartimos espacio en este mundo no soy capaz de recordarlo, apenas tenía un año y medio cuando lo desaparecieron”, amplía la presentación del libro.

En los próximos días, Vallejo Márquez presentará la publicación en distintos espacios del país.

En una carta de Mauricio Vallejo a su esposa, fechada en 1981, escribe: “Quiero soñar contigo, pero un sueño de verdad/Un sueño donde la persecución política no nos separe”. Seguramente ese sueño llevaba por título “Cosita linda que sos”.

Jasmine Campos, periodista cultural

Especial para Diario Libre