Tamara Alves: «Ya cumplí todas mis fantasías»

La modelo y conductora brasileña asegura que, a la hora de hacer el amor, con su marido, el futbolista Patricio Toranzo, no le quedó "nada pendiente".

La modelo Tamara Alves es una modelo, vedette y actriz brasileña que actualmente trabaja en Argentina; se ha ganado su reconocimiento a base de mucho trabajo. La brasileña deja apreciar esa alegría permanente de la que se jacta el pueblo brasileño, por más que su participación en «Más tarde imposible», en la televisión aregentina en C5N.

«Empecé hace cuatro meses con este grupo que yo llamo de ‘locos lindos’, y la verdad que estoy súper cómoda, me gusta mucho el grupo de trabajo, son excelentes personas y me divierto mucho», afirmó Tamara.

«Al principio me costó pensar en el horario, porque me preguntaba cómo iba a hacer con una nena chiquita, pero la verdad que fue todo lo contrario, se me hizo hasta más cómodo porque mi hija se duerme temprano, o sea que ni siquiera me ve cuando me voy a trabajar, y cuando vuelvo ella está durmiendo», explicó Alves, quien además participa en la radio argentina.

«Hoy estoy más en el rol de lo que es el periodismo, me gusta mucho la conducción, es a lo que quiero apuntar hoy. Pero claro que si me sobra el tiempo y puedo hacer otras cosas, como sacarme fotos o participar de un desfile, más del lado de modelo, también lo hago, por supuesto», reconoció Tamy.

La modelo está casada con el jugador de Huracán Patricio Toranzo, con quien tiene tiene una niña de tres años, y asegura que por ahora no piensa en agrandar la familia. «Estamos muy bien así con la familia armada con Giuli, sin olvidar que Pato tiene también a Franco —fruto de una relación anterior—, entonces nos sentimos muy completos así, y hoy por hoy no pensamos en buscar otro hijo», confesó.

«Estamos los dos cada uno con su rutina de trabajo, nos sentimos felices de ser papás, de tener los hijos que tenemos, yo me siento realizada como mujer, así que hoy estamos bien así, nos queremos quedar como estamos», agregó la sensual modelo.

«Por suerte logramos mantener la piel que tenemos y encontramos la vuelta para poder estar juntos y disfrutarnos», además asegura que trata de no tener relaciones en los días previos a un partido de su esposo, aunque reconoce que alguna que otra vez rompió esa premisa. «No te voy a mentir, la verdad que en algún momento sí lo hemos hecho antes de que juegue, nos ha pasado y la verdad que le fue muy bien, el resultado fue bueno», recordó entre risas.

Y hablando de ese tema asegura que a la hora del amor le gustaba explorar todos los rincones de la casa. «No me gusta la rutina, entonces trato siempre de sorprenderlo con algo, esperarlo con unas velitas o una rica comida cuando sé que se puede dar una situación después de la cena, o una lencería nueva. Creo que está bueno para alimentar la relación, y más cuando hace años que estás con tu pareja».

«Eso es más cuando no está mi nena y uno se siente más libre de estar solo en la casa, porque es cierto que estando Giuli se complica porque es como que siempre está el miedito que aparezca», comenta, para luego profundizar en aquellos otros lugares donde han cumplido alguna fantasía.

«No te voy a mentir que en su momento, antes de ser mamá, hemos disfrutado de varios lugares con Pato. Yo creo que lo más arriesgado fue en un ascensor, imaginate si llegaba a entrar alguien, ¡me muero! Creo que con Pato hice todo lo que realmente tenía ganas, lo he disfrutado de distintas maneras y en distintos lugares», recordó. «Hoy no siento que me quedó algo pendiente para hacer, creo que hemos hecho todo. Igual, si hubiera quedado algo pendiente se lo iba a cobrar, olvidate», agregó con picardía.