Emily Ratajkowski no encuentra trabajo en el cine por ser muy sexy y tener el busto grande

Estos dos factores le han impedido la posibilidad de varios trabajos en la industria cinematográfica.

La sensual modelo Emily Ratajkowski ha perdido varias participaciones en el mundo cinematográfico por ser una mujer demasiado sexy y que sus pechos son demasiado grandes, según ella.

Estos dos factores le han impedido la posibilidad de varios trabajos en la industria cinematográfica, en la que sigue luchando por hacerse un espacio para convencer a más de uno de que el talento no está reñido con ser sexy.

En una entrevista con la edición australiana de Harper’s Bazaar expresó qué algunas firmas no quieren trabajar con ella. «La gente no quiere trabajar conmigo porque mis pechos son demasiado grandes. ¿Qué pasa con los pechos? Son algo femenino y hermoso que debería ser celebrado. ¿A quién le importa? Sean grandes o muy pequeñas, ¿por qué debería ser un problema?», comentó indignada.

View this post on Instagram

Made it to Paris ?

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

View this post on Instagram

Ciao

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

View this post on Instagram

?

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

View this post on Instagram

Day ? Night

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

Irónicamente el problema de la guapa artista es que su belleza se impone siempre a cualquiera de sus otros méritos. Sin embargo su atractivo le abrió las puertas de la moda y, más tarde, las del cine, Emily está harta de que casi nadie sea capaz de ver más allá de su cara bonita o de su figura.

View this post on Instagram

?

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

View this post on Instagram

?

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

View this post on Instagram

Weekend!

A post shared by Emily Ratajkowski (@emrata) on

«Hace poco un hombre, con el que disfruté mucho conversando, escribió un artículo sobre mí. Pero escribió que, cuando me vio por primera vez, una parte de él esperaba que entrara en tanga a la cafetería donde habíamos quedado. Jamás habría escrito algo así sobre un hombre. En cualquier caso, creo que ya forma parte de mi identidad. Es algo que simplemente la gente no entiende. En cada artículo que leo sobre mí, veo cosas como ‘es tan sexual, es toda una sex symbol, ¡y también sabe de política!’. Eso, en sí, es sexista. ¿Por qué tengo que ser lo uno o lo otro?», comentaba en una entrevista de hace algún tiempo.