Jaden Smith, hijo de Will Smith, se pone tacones en gala MET

El atuendo del hijo de Will Smith en la gala MET abre el debate sobre si la ropa debe tener sexo.

Jaden Smith rompió muchos esquemas en la gala MET, no solo por llevar sus rastas en la mano, sino por atreverse con los tacones.

Y es que el mundo de la moda está lleno de recursos para que los hombres ganen altura. Sin que se note, eso sí.

Desde trucos estilísticos como mantenerse erguido, llevar el pelo corto o usar cinturones pequeños, a los clásicos pero escondidos zapatos con alzas que, en muchos casos, pueden aumentar la altura de quien los use hasta 7 centímetros. Eso sí, la premisa fundamental es que no se perciba de ninguna de las maneras el tacón interno.

Pero ¿por qué los hombres no pueden llevar tacones? El actor Jaden Smith (Malibú, 18 años), hijo de Will Smith, no debió encontrar ninguna respuesta convincente a esta pregunta y apareció en la gala MET -el evento benéfico que abre la exposición de moda anual del Museo Metropolitano de Arte- sobre unos zapatos de tacón masculinos (sí, fabricados para hombre) a pesar de sus 1,74 metros de altura. Era simplemente una cuestión de estilo, sin géneros.

“Está habiendo un cambio hacia la aceptación de este baile de códigos”, asegura Nono Vázquez, estilista de ICON, que recuerda que esta puerta lleva tiempo abriéndose con pequeños gestos como cuando Smith vistió una falda o el rapero Pharrell William, experto en llevar complementos de Chanel, se convertía en el primer hombre que protagonizaba una campaña de bolsos de la marca francesa. A propósito de ese hito, Williams explicó a WWD: “Hay que cambiar la percepción de ropa solo para mujeres. En realidad, hay muchas prendas y accesorios que aunque son ideadas para ellas, yo también puedo usar como hombre”.

Pero, ¿son los tacones una de esas prendas? “Creo que vamos por ahí y la sociedad cada vez está más preparada para aceptar las diferencias, no como algo de lo que asustarse sino como algo que integrar en nuestro día a día”, asevera Vázquez, que ve en esta tendencia “una cuestión de gustos más que de transgresión o de rebeldía”.