Várices: 6 ejercicios para prevenirlas o quitarlas

Las venas varicosas son venas normales que se han agrandado y que, por alguna causa, retienen más sangre de lo habitual. A continuación presentamos seis ejercicios para prevenirlas.

0
302

Las várices son una condición casi inherente al ser humano. El hecho de vivir erguidos sobre nuestras piernas hace que todo el peso recaiga sobre ellas, explica el doctor Luis Izquiero Lamoca, jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario HM, Montepríncipe. Esto condiciona un aumento de presión y una dificultad para que la sangre regrese desde los pies al corazón, en algunas personas el regreso no es eficiente, lo que ocasiona que las venas se dañen y aparezcan las várices.

De acuerdo con el experto, las venas tienen en su interior una pequeña válvula que solamente abre hacia arriba, la cual permite que la sangre suba desde las piernas e impide que baje cuando estamos de pie, sin embargo, un defecto de origen desconocido en la pared de las venas hace que esas válvulas no funcionen bien y que no cierren, por lo que la sangre se acumula en las venas más bajas y hace que se dilaten. Esas venas dilatadas son las “várices”.

Las venas varicosas son venas normales que se han agrandado y que, por alguna causa, retienen más sangre de lo habitual”, dice por su parte el Dr. Tony Lu, cirujano vascular del Hospital Houston Methodist. “En términos generales, las venas varicosas no son peligrosas, pero generalmente progresan y eventualmente pueden causar dolor, ulceraciones y otros síntomas” agrega.

¿Cuáles son sus causa?

El doctor Izquierdo precisa que hay un componente genético claro, pero también existen factores externos como el sedentarismo, el sobrepeso y las actividades laborales que supongan mucho tiempo de pie o sentando, especialmente en entornos calurosos.

Sexo fémenino; el más propenso

“El sexo femenino, por cuestiones hormonales y los embarazos, son más propensos a tener varices. Aparecen a cualquier edad, pero cuanto más tiempo están expuestas las piernas a los factores mencionados anteriormente, mayor es el riesgo de desarrollarlas.

Síntomas

Si no se tratan, las venas varicosas pueden causar una variedad de síntomas, que incluyen:

•    Sensación de pesadez en las piernas

•    Fatiga

•    Hinchazón en las piernas

•    Dolor

•    Hemorragia

•    Decoloración permanente de la piel debido a la deposición de hierro

•    Piel que puede rasgarse o arañarse fácilmente, lo que lleva a heridas frecuentes e incluso úlceras

¿Cómo quitarlas? 

El alivio de las venas varicosas casi siempre comienza con medias de compresión, también llamadas medias de venas varicosas. Éstas aplican presión a las venas de las piernas, ayudando a vaciarlas y reducirlas a un tamaño normal.

Si las venas del paciente son dolorosas y la compresión reduce la molestia, es una señal de que puede beneficiarse de un tratamiento más permanente, como la ablación.

“Durante un procedimiento de ablación, usamos calor, un láser o un pegamento especialmente formulado para colapsar o bloquear el segmento de vena que no mueve la sangre”, detalla el Dr. Lu. 

“Esto obliga a la sangre a dirigirse a través de otras venas profundas en la pierna, de las cuales hay muchas. Dado que la sangre ya no puede retroceder en estas venas, este procedimiento alivia el dolor, la hinchazón y la posibilidad de sangrado”.

Además, la ablación encoge las venas, haciéndolas menos o nada visibles, por lo que a veces también se usa como un procedimiento cosmético estético, incluso cuando no causan ningún síntoma.

Seis ejercicios para prevenirlas o reducir las venas varicosas.

Caminar

Los especialistas comentan que caminar cinco minutos cada media hora es más que suficientes para mejorar la circulación en las venas de las piernas.

También recomiendan que camines a tu paso normal: ni muy rápido, ni muy lento.

Andar en bicicleta

Para mejorar la circulación de las piernas, uno de los mejores ejercicios que hay es la bicicleta.

Esta actividad utiliza el 80% de los músculos de tus extremidades inferiores, lo que fomenta el funcionamiento correcto de las venas y ayuda a eliminar y prevenir las várices, de acuerdo con los especialistas de la clínica.

Levantamiento de pantorrilla

Si no puedes caminar cada 30 minutos, entonces cambia el movimiento por una flexión de pantorrilla.

Esto quiere decir que levantes los talones para pararte sobre tus puntas durante. Hazlo durante cinco minutos y luego descansa.

Squats

Este movimiento involucra tus glúteos, cuádriceps y femorales, lo que propicia que las várices en los muslos no aparezcan o se reduzcan.

Para realizar squats abre tu compás a la altura de tus hombros, mantén las puntas ligeramente abiertas y baja tu cadera lo más que puedas, sin encorvarte. Sube con un movimiento suave y controlado.

Estiramientos de piernas

El yoga ayuda a mejorar el flujo de sangre en todo el cuerpo, sobre todo en las piernas, por la gran cantidad de estiramientos que se necesitan para realizar esta disciplina.

Además, tiene la enorme ventaja de no tener alto impacto en las articulaciones.

Marchar en un mismo lugar

Si no puedes caminar o levantar las pantorrillas es demasiado duro para ti, puedes marchar en tu lugar; sólo tienes que pararte al lado de tu escritorio y dar pequeños pasos en el mismo sitio.

En caso de que debas permanecer sentado, puedes levantar los pies del piso durante cinco minutos, cada media hora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí