8 importantes concejos para manejar seguro bajo la lluvia

Este es el momento en el que debemos ser más cuidadosos al volante. Te contamos porque debes tener una mayor precaución.

0
296

La temporada de lluvias ha llegado y los conductores deben manejar con mayor precaución ante la afectación que estas permiten en la visibilidad y lo liso del pavimento en las calles y carreteras.

Este es el momento en el que debemos ser más cuidadosos al volante ¿Por qué? porque la mezcla de grasa, polvo y las primeras gotas de lluvia hacen que la superficie sea resbaladiza y poco adherente. Así que no importa si es una pequeña llovizna o un chubasco, mantener la atención en el camino es crucial. 

De ser posible debemos mantenernos en casa, pero si por alguna razón tenemos que salir y manejar, te compartimos algunos consejos para conducir bajo la lluvia. 

Aumenta la distancia de seguridad 

Se recomienda mantener una distancia entre vehículos que permita frenar sin colisionar con el auto delante de nosotros.

La recomendación es que sea a partir de 10 metros y se incremente conforme la velocidad a la que circules, ya que con esta distancia de seguridad tendrás espacio para un frenado de emergencia en caso de que llegues a requerirlo. 

En una carretera mojada, el auto necesitará más distancia para detenerse sin problemas. Por eso se aconseja doblar la distancia de seguridad en esta situación. 

Reducir la velocidad

Con la lluvia empeora la visibilidad y las condiciones de la vía, dependiendo de la intensidad de la precipitación. Por eso es indispensable que los conductores disminuyan su velocidad. 

Trata de circular en los carriles centrales

Generalmente los encharcamientos ocurren en los extremos de la calle (a menos que haya algún bache profundo), por lo que los charcos pueden hacer que pierdas el control del volante si no vas poniendo atención. 

Circular por los carriles centrales también es una manera de evitar salpicar a los peatones y a otros conductores que circulen cerca de ti. Sé un conductor considerado.

Activa tus luces de cruce o intermitentes

Si te encuentras en medio de un aguacero, las luces intermitentes o luces de cruce son muy útiles para que otros conductores puedan verte. 

¿Frenar o no frenar?

Este es un tema que dependerá del camino sobre el que manejas. Por ejemplo, si vas en la ciudad, trata de no frenar de forma repentina, ya que con el pavimento resbaladizo puedes patinarte. Lo más prudente es reducir tu velocidad gradualmente hasta que sea seguro meter el freno. 

Si vas en carretera, llevas un largo rato manejando y has pasado por varios charcos, de vez en cuando puedes pisar tus frenos con suavidad de modo que sirva para “secarlos” y también revisar que se encuentren en buen estado. 

¿Conoces el efecto Aquaplaning?

Se le llama efecto Aquaplaning al que se produce al atravesar por un charco de agua. La llanta no puede evacuar toda el agua, por lo que pierde contacto del camino y el control sobre el vehículo. Para superar este efecto, lo ideal es reducir tu velocidad y no frenar, al mismo tiempo que sujetas con firmeza el volante. 

Pasa los charcos y pequeñas inundaciones con cuidado

Si en el camino te encuentras con encharcamientos, pásalos con cuidado ya que por el agua no alcanzas a percibir la profundidad del charco o si hay piezas que puedan dañar las llantas, los rines o la suspensión. 

En caso de las pequeñas inundaciones, circula a una velocidad razonable para evitar que el sistema de frenos colapse. Recuerda dejar una distancia considerable entre el conductor delante de ti para que puedas maniobrar con más seguridad. 

Mantén tus llantas, frenos y amortiguadores en buen estado

Estos tres componentes son los responsables de afrontar el manejo bajo la lluvia de forma más confiable, así que mantenerlos en buen estado es una forma de protegerte a ti y a los tuyos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí