La producción de leche de almendras está matando de cansancio a miles de millones de abejas

Aunque la leche de almendras se popularizó como una alternativa sostenible, su producción pone en riesgo la supervivencia de las abejas.

0
310

En un afán de traer productos más sostenibles al mercado, las alternativas a los productos lácteos y cárnicos han florecido en los últimos 5 años. Sólo en Estados Unidos, el consumo de leche de almendras ha aumentado en un 250 % en ese tiempo, lo que ha traído una derrama económica de 1,200 millones de dólares al año. Sin embargo, una cadena de explotación animal se esconde detrás de la narrativa ecológicamente responsable de estos productos. Las abejas son las más severamente afectadas.

Aunque la leche de almendras se popularizó como una alternativa sostenible, su producción pone en riesgo la supervivencia de las abejas.

Leche de almendras: ¿un producto más responsable con los animales?

La leche de almendras no es propiamente leche. La manera correcta de hacer referencia al producto es “bebida” de almendras, ya que no viene de un animal productor, sino del árbol Prunus dulcis, que se cultiva en distintas regiones del mundo; sin embargo, en el Valle de California se encuentran los centros de producción más poderosos del globo.

Se estima que el 80 % de la producción de todo el mundo proviene de este lugar, según un reportaje de The Guardian. Ahí, las abejas literalmente mueren de cansancio, al formar una parte fundamental de la cadena de producción: encargadas de polinizar a los almendros, hasta un tercio de las poblaciones de abejas en Estados Unidos son criadas para uso comercial.

Como resultado, 50 mil millones de abejas perdieron la vida en invierno de 2020. Según la cobertura del medio, las muertes se deben al uso irresponsable de pesticidas para la agricultura, que debilitan a los especímenes hasta perder la vida. Conforme la industria productora de estos productos avanza, la supervivencia de estos polinizadores se dificulta aún más, a pesar de ser una especie en peligro de extinción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí